Translate

8 de mayo de 2013

Nuevas ideas para los clásicos juegos eróticos


Los juegos eróticos son una buena forma de romper con la rutina, sin embargo, una vez que los ponemos en práctica, el repetirlos una y otra vez les acaba quitando la gracia, por eso hoy os queremos dar nuevas ideas para los clásicos juegos eróticos.

Juegos eróticos con comida

Imagino que los juegos eróticos con comida es algo que todo el mundo ha puesto en práctica en alguna ocasión. Desde servir la comida sobre el cuerpo de nuestro amante, ya sea fruta o algo mas elaborado como los sushi, a emplear verduras como consoladores o untar el cuerpo con chocolate, nata u otras delicias.
Si no has probado alguno de los anteriores, ya estás tardando, porque está claro que la comida puede estimular nuestros sentidos, y no solo el gusto, sino también la vista, el olfato y el tacto.
Para llevar los juegos eróticos con comida a otro nivel, te recomiendo comprar unas sábanas impermeables, que suelen ser de vinilo, para que puedas rociar a tu pareja con todo tipo de alimentos sin miedo a destrozar tu colchón ni la ropa de cama.
Aparte de hielos, dulces, vino, o fresas, prueba a utilizar salsas, cremas, frutas con mucha pulpa, y alimentos similares, dejaros llevar por la pasión sin preocuparos por ensuciar, seguramente la cama acabe siendo desastre, pero no pasa nada, ¡la sábana es impermeable!.

Juegos eróticos con roles

Los juegos eróticos con roles son aquellos donde cada uno adopta un rol diferente al habitual puede ser una idea muy estimulante, hay quien se mete en el papel sin más, y los hay que necesitan o disfrutan más si se enfundan un disfraz con complementos y todo.
Algunos pueden resultar raros y otros dan mucho juego, pero si ya los conocías, que tal estos otros donde la mujer es la que manda: profesora caliente y un estudiante, mujer cachonda y repartidor de comida rápida, la dueña de la casa y el piscinero o el jardinero.

Juguetes eróticos

Usar juguetes eróticos se ha convertido en algo de lo mas normal, si aún no lo habéis probado, ya estáis tardando. Existe una variedad increible, y es imposible que no encuentres uno de tu gusto.
Los vibradores no tienen por qué tener forma de pene, los hay que hacen vibrar los dedos, la lengua, o que actúan como un masajeador que vale tanto para los hombros y el cuello, como para los genitales.
Lo bueno es que los juguetes eróticos no se cansan y les da igual si hay olores poco agradables, ellos simplemente cumplen su función, y te conducen a un placentero orgasmo. No debes verlos como rivales, sino como compañeros de equipo que te ayudan a lograr tu objetivo con creces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario