Translate

13 de abril de 2013

Cosas que puedes hacer mal en el sexo anal


En este blog erótico hemos hablado mucho sobre sexo anal, y he explicado cómo hacerlo bien, por tanto hoy nos vamos a centrar en cosas que puedes hacer mal en el sexo anal y que quizás no te habías percatado.
Son errores clásicos y un poco de principiantes, pero conviene recordarlos para no caer en el error y poder seguir disfrutando de esta práctica sexual tan placentera. Porque como muchos sabrán, basta con que metas la pata una vez, para que las puertas se cierren para siempre.

Ahora bien, si consigues una nueva oportunidad, no la eches a perder y ten presente estos errores para no volver a equivocarte:
1. Piensas que lo sabes todo sobre sexo anal, amigo mío, nadie lo sabe todo sobre sexo anal, en tanto en cuanto cada persona es diferente, las estrategias que nos sirvieron con una persona puede que no funcionen igual en otra, puede que necesite más tiempo, mas mimos o más lubricante. Así que no vayas de sobrado, presta atención a su lenguaje corporal, y trabaja la empatía.
2. Tu manual de sexo anal es el cine para adultos, sin duda una de las peores escuelas para este tipo de menesteres. Debes saber que cualquier escena de cine se prepara con antelación, por tanto no es llegar y penetrar, no funciona así, y por tanto tampoco esperes grandes gritos de placer por parte de ella.
3. Lo haces por sorpresa, otra mala idea, ya que para penetrar por el ano lo suyo es que la otra persona sepa que lo vas a hacer y que en realidad no te estás equivocando de orificio. Si intentas penetrar el ano por sorpresa, su respuesta natural es cerrarse, ya que es un orificio de salida.
4. No estimulas bastante el ano, lo he comentado en el punto anterior, el ano es un orificio de salida, por tanto si queremos entrar debemos estimular los músculos, ayudar a que se relajen, y si no le dedicamos el tiempo suficiente no se dilataran lo suficiente como para introducir el pene, lo que puede dar lugar a una penetración dolorosa, si es que consigues meterla.
5. Una vez dentro, vas demasiado rápido, es otra mala influencia del cine para adultos. Ten siempre presente que el recto no tiene lubricación natural, tú lo debes lubricar y en cualquier caso no da tanto juego como una vagina, por tanto evita penetrar a lo bestia a menos que estes seguro de lo que haces. Si ella te pide que pares o que te salgas, lo haces, porque no lo pide por capricho.
6. No le dejas marcar el ritmo, puede ser culpa tanto de uno como del otro, en realidad no es buena idea que el hombre lleve todo el control, también sería bueno que ella pueda sujetar tu pene e introducirlo poco a poco en su ano, el tomar parte de ello ayuda a que aumente la excitación de ambos.
7. Ignoras sus zonas erógenas, entiendo que no eres un pulpo, y que si te concentras en la penetración anal puedes ignorar sus zonas erógenas, pero ten presente que estimular sus pechos y sus genitales te puede ayudar en gran medida, tanto para que se distraiga y relaje, como para que se excite y se ponga en el estado de ánimo apropiado como para intentar una penetración anal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario