Translate

25 de marzo de 2013

Una paja puede ser mejor que una mamada


Hoy voy a abordar un desafío que muchos catalogarían de imposible, ¿o acaso una paja puede ser mejor que una mamada?. Pues como en el mundo del poker, todo depende de la mano que dispongas.
Hacerse una paja no es cosa de adolescentes, los hombres adultos también lo hacen a solas y en compañía (de su pareja se entiende), y muchos lo disfrutan aún más, cuando es el tacto suave y delicado de una mujer el que lleva a buen termino este ejercicio de autosatisfacción.

Para un hombre una paja puede ser mucho más placentera que un masaje en los preliminares o en cualquier otro momento del día. Es por ello que algunos no dudan en aliviarse en cualquier momento del día para mitigar el estrés o simplemente para estar más contento.
El momento de mayor placer
Si preguntamos a cualquiera sobre el momento de mayor placer e intimidad en la pareja, probablemente responda que es cuando hacen el amor, dado que se considera un momento en el que ambos disfrutan por igual o al mismo tiempo.
Sin embargo, el momento de mayor placer no tiene porque ser ese. El concentrar nuestra atención en dar placer a nuestra pareja durante la masturbación puede dar resultados aún más placenteros, y el que estos momentos nos exciten y los disfrutemos contribuirá a aumentar la confianza y el autoestima.
Cuando hacer una paja
Un buen momento para hacer una paja puede ser durante esos días del mes, no tanto porque no se pueda hacer el amor, sino porque a muchos hombres y mujeres no les agrada ver sangre por los genitales.
Hacer una paja en esos días es toda una muestra de generosidad que sin duda podremos cobrar en carnes unos días después.
Lo cierto es que cualquier momento puede ser bueno para hacer una paja: al despertar por la mañana, en lugar de trabajo si coincidís en un sitio donde nos puede ver nadie, mientras vemos la tele o una películate, etc.
¿Mejor una buena paja o una mamada normalita?
Otra cuestión que podríamos plantear a los hombres, es si prefieren disfrutar de una mamada normalita o bien de una buena paja, probablemente la mayoría preferirá experimentar esa “buena paja”, porque una succión hecha a desgana o sin habilidad ninguna pues no tiene mayor aliciente.
Puede que muchas mujeres no salgan de su asombro, pero lo cierto es que si eres buena haciendo pajas desde luego tienes mucho terreno ganado. Y si no se te da bien, no te preocupes, es mucho más facil aprender esto, que llegar a dominar el sexo oral.
Ten en cuenta que por medio de la observación sabremos qué movimientos le gustan más, con qué intesidad agarra y mueve el pene arriba y abajo. Y por si quedan dudas o queremos aprender cosas nuevas para sorprender, siempre podemos consultar en Internet.
Dos manos pueden hacer más que una boca
Créeme si te digo que dos manos pueden hacer más que una boca, es cierto que ella puede succionar, pero dos manos y una buena cantidad de lubricante pueden crear sensaciones indescriptibles.
Se pueden realizar toda clase de masajes, llevarlo hasta los límites del clímax y mantenerlo ahí el tiempo que queremos, o el que aguante. Y sobre todo podemos disfrutar mejor de ese momento final en que sale el chorro disparado o a borbotones.
Espero que tras semejante desafio no me odien muchos hombres, sobre todo aquellos que no pueden vivir más de una semana sin una buena felación… mi idea no es reemplazar una cosa por la otra, sino variar de vez en cuando para obtener diferentes placeres ¿o acaso tu nunca la masturbas?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario