Translate

31 de marzo de 2013

Cunnilingus, consejos para hacerlo bien



Hoy culminamos este mes con una guía rápida con consejos para hacer un buen cunnilingus, porque dar sexo oral es la manera perfecta de dar placer a una mujer, y de hacerla sentir especial en este tipo de momentos íntimos.
¿A qué mujer no le gusta disfrutar de un buen cunnilingus? Si no te gusta el olor o sabor de su vagina, olvídate de la idea de convertirte en el mejor amante.

Ahora bien, si estás dispuesto a intentarlo y poner de tu parte, te cuento que lo más sencillo es que ella se enjuague o se de una ducha antes de empezar, así evitamos sabores u olores indeseados.
El juego del cunnilingus
Una vez listo, darán comienzo los juegos del cunnilingus, primero con tiento y suavidad para ir provocando, y luego con más intensidad hasta llevarla al momento de profundo placer acompañado de ligeros temblores. Eso si, hazlo con ganas, porque lo de hacer por hacer se nota y no transmite tanta emoción.
Puedes ir probando diferentes juegos con tus labios y tu lengua, y cuando des con algo que parece funcionar puedes seguir por un rato con ello, o si lo prefieres y te gusta recrearte comiéndole el coño, puedes seguir variando y ponerla a cien.
En cunnilingus, la experiencia no es todo
Un detalle a tener en cuenta: lo que te ha podido funcionar con otras mujeres, puede que con tu pareja actual no funcione. No desesperes, ni pienses que algo va mal, simplemente ella encuentra más placentero otro tipo de estímulos en el cunnilingus, por tanto no dudes en experimentar y seguir practicando.
Posturas para el cunnilingus
Otro detalle importante para que ambos podáis disfrutar a tope es encontrar la postura adecuada, de lo contrario te arriesgas a sufrir dolor de cuello, debajo de la lengua, y en otros tantos sitios por haber estado en una postura forzada. Para estar más cómodos podéis probar en diferentes lugares: el suelo, el sofá o la cama, sobre la mesa de la cocina, en la encimera, etc.
Puedes comenzar deslizando tu lengua desde la entrada de la vagina hasta el clítoris, y luego suavemente vas recorriendo todo el contorno. Puedes intercalar besos y pequeños chupetones, para finalmente atacar al clítoris con infinitos lametones, hasta que se vaya poniendo bien duro.
Para terminar el cunnilingus
Para la traca final del cunnilingus puedes mantener el ritmo con tu lengua, o bien probar a succionar el área donde se encuentra el clítoris, no demasiado fuerte, pero si lo suficiente como para retenerlo y poder chuparlo o jugar con la lengua dentro de tu boca.
Por último, comentar que mientras le estas dando todos estos placeres orales, te puedes ayudar de tus dedos para separar un poco los labios o para impulsar tu lengua al interior la vagina, donde luego puedes moverla dentro arriba y abajo o describiendo círculos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario