Translate

19 de febrero de 2013

Cómo violar a un hombre




Está claro que el tema de la violación no es para tomárselo a risa, y por desgracia es algo relativamente frecuente, de hecho estos días vuelve a hablarse de la supuesta violación cometida por Dominique Strauss Kahn en aquel hotel de Nueva York, y hace poco se comentaban la violaciones ocurridas en Pamplona durante los San Fermines o el curioso caso del violador murciano que pensaba que había ligado.

Todas estas historias por lo general implican que un hombre violó a una mujer, o incluso casos donde otros hombres violan a otro hombre, ¿pero es posible que una mujer viole a un hombre?. Si consultamos la hemeroteca encontramos algún caso, como por ejemplo el de aquellas tres muchachas que secuestraron en Madrid, a finales de los ochenta, a un hombre para meterle un pepino por el culo… pero no hablo de esta clase de violación.
Me refiero a que la mujer realmente le obligue a tener una erección y luego contra su voluntad tenga relaciones sexuales con él. Pues al parecer esto es posible, y de hecho ocurrió hace unos días en Rusia.
La agresora se llama Olga Zajac y trabaja de peluquera, lo que no sabía el asaltante (Viktor Jasinski) es que esta muchacha es cinturón negro y estaba de muy mala leche, tanto que cuanto Viktor trató de asaltar su negocio ella decidió darle una lección: lo dejó semiinconsciente, y lo ató con un secador de pelo al radiador de un cuarto trasero.
Al parecer, allí lo tuvo retenido durante tres días!, durante ese tiempo Olga tuvo tiempo de quitarle la ropa, atiborrarlo de viagra y violarlo en varias ocasiones. Digamos que lo convirtió en su esclavo sexual, pero ¿por qué?, aunque cueste entenderlo, la peluquera trataba de darle un lección – ¿de sexo? –.
Cuando finalmente lo liberó, éste fue directo al hospital para curar su magulladuras, y para aliviar la inflamación de sus testículos. De ahí se fue para la comisaría y denunció a su agresora – me hubiera gustado ver la cara del policía que tomó declaración –.
Cuando la policía se personó en la peluquería, Olga se mostró indignada, ya que aunque reconoció haber mantenido relaciones sexuales forzadas con él, también dijo que le había comprado unos pantalones (a saber qué pasó con los que tenía…), que lo alimentó y le dio dinero.
En fin, imagino que esta podría ser la fantasía sexual de más de uno con su peluquera, pero también sirve como ejemplo a más de una sobre cómo violar a un hombre… ya sabes: clases de artes marciales, unas esposas o un secador de pelo en su defecto, y mucha viagra!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario