Translate

10 de febrero de 2013

Cómo evitar los momentos incómodos después del sexo


Hoy abordos el tema desde el punto de vista de alguien que tras una o varias citas se lleva a la cama a una mujer.
Aunque hayas tenido más o menos tiempo de conocer a esa persona, y aunque anteriormente hayas tenido experiencias sexuales, debes tener en cuenta que esta es diferente y que en el plano sexual siempre nos podemos llevar sorpresas, para bien y para mal.

Puedes estar tumbado en la cama, justo después de un intenso orgasmo, y por tu cabeza pasan preguntas como “¿se habrá corrido?, le habrá gustado?, duré lo suficiente?, me puedo levantar o tengo que esperar un rato?”. Para dar respuesta a estas preguntas ahí van una serie de consejos.
Para evitar momentos incómodos será importante ser sinceros con lo que cada uno quiere, y mantener una comunicación abierta antes y después de haber tenido relaciones sexuales. Si para ti no es más que una aventura de una noche, o algo que te gustaría repetir de vez en cuando, es importante dejarlo claro para no generar falsas expectativas ni reproches.
Disfrutar plenamente puede llevar un tiempo, date cuenta que aunque ambos hayáis tenido experiencias anteriores, no sabes todo lo que le gusta a esta nueva persona, ni tampoco ella lo sabe de ti.
Si por alguna razón crees que no estuviste bien o que ella no disfrutó, aunque suene contradictorio: no te disculpes. Al disculparte probablemente lo único que consigas es demostrar a la otra persona que tú eres más importante y que das por hecho que fue mal. Si lo haces a modo de juego para mostrar que eres modesto, quizás te salga el tiro por la culata y ella piense que te falta seguridad en ti mismo.
En esta línea, podríamos decir que una de las peores preguntas que puedes hacer a una mujer después de la primera vez es “¿te has corrido?”, una pregunta simple y directa, pero que refleja que no habéis estado para nada en sintonía, y justamente lo que más disfrutan las mujeres es estar en sintonía no sólo sexual, sino también mental y emocional.

¿Es un rollo de una noche o algo más?

Si ese primer encuentro sexual lo ves como el primero de muchos, ya habrá tiempo de mejorar. No es mala idea abordar el tema en la siguiente cita, quizás como una manera de dar pie a un nuevo encuentro sexual, aprovecha para tantear lo que le gusta, y comentar lo que más te gustó de ella.
Si es un rollo de una noche no sería mala idea preparar un “plan de huida”, eso si, evita las mentiras y las excusas tontas, y sobre todo evita hacer que se sienta como una puta marchándote diez minutos después de haber consumado el acto sexual.
Lo mejor es ser honestos y si ambos tenéis claro que es algo de una noche cuéntale para donde vas, y que mejor es así que crear una situación incómoda o aburrida donde ambos os quedáis mirando al techo, al mismo tiempo cada uno tendrá tiempo para pensar y decidir si quiere repetir.
Recuerda que la comunicación es la clave absoluta para una buena vida sexual, la mejor manera de saber lo que piensa y quiere la otra persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario