Translate

13 de enero de 2013

Relato erótico de la semana: Curioseando



Plácidamente dormido, a mi lado, y yo desvelada, primero tímidamente levanto la blanca sábana para observar tu cuerpo que delimita fronteras en mi cama sobre el blanco níveo de las sábanas, me encanta verte así, tierno, desvalido, a mi merced, completamente entregado a tu descanso, pero no puedo evitar después de asomarme que me asalten las ganas de curiosear, y me asomo de nuevo, esta vez durante más rato para observar cada cm de tu piel desnuda, a veces me tengo que pellizcar para creer que estás ahí.....
Cruzan mi mente pensamientos "impuros", siento unas ganas tremendas de aprovecharme de tí, de la situación, abusar de la ventaja de tu inconsciencia y casi sin darme cuenta deslizo la suave sábana hasta la altura de tus tobillos, dejándo tu cuerpo al descubierto ante mi mirada deseosa, mis dedos inician un recorrido por tu piel a la par que mis ojos, caminando levemente sobre ella, mi mano para sobre tu corazón y mis labios se acercan para notar el ritmo de tu descanso, me encanta tu latir bajo mis labios, ese que noto también cuando mi boca asciende hacia tu cuello y se detiene sobre tu carótida notando cada bombeo del corazón, no sé, son detalles que me gusta recordar, detalles que no pasan inadvertidos para mi; Me concentro de nuevo en el caminar de mis dedos por tu piel, deteniéndome también en ese lunar que tienes junto al ombligo y sigo la línea descendente de vello hasta tu púbis, ahí yace tu guerrero, tu con una de las piernas flexionadas en postura de descanso, dejando al descubierto ese sexo que me llama a gritos, mojo mi dedo índice con mi lengua y lo deslizo por tu hermoso miembro suavemente , también por tus testículos, esos son los primeros en reaccionar a una de mis caricias, tomando una textura más rugosa, encogiéndose bajo mi mano.......ahora es tu sexo el que responde con leves y tímidos latidos a las caricias suaves propinadas por mi dedo curioso, estudio cada uno de ellos, me aseguro de qué te provoca los latidos y lo repito una y otra vez, me encanta este juego, me siento dueña y señora de lo que empieza a ser un incipiente erección, pero tu sigues dormido plácidamente mientras tu polla responde por si sola a la llamada de mi curiosidad, eso me pone más cachonda si cabe, es como si pudiera tener una relación con tu sexo sin contar contigo para nada, dándome una postura dominante y caprichosa que aprovecho para seguir recorriendo de arriba a abajo, de abajo hacia arriba, rodeando tu glande suavemente, dando unos toquecitos sobre él que parece que siga a mi dedo húmedo donde quiera que este quiera ir....ufffffffff, sigilosa y silenciosamente, me deslizo hacia la parte baja de la cama, para colocarme cómodamente entre tus piernas, y es mi boca la que seguirá lo que empezó mi dedo, ya con una erección en toda regla......cuando lo creo oportuno, tu emites lo que parece ser un ronquido extraño, y abro mis piernas sobre ti, me apodero de tu polla situándola a la entrada de mi humedad y tragándola por completo mientras te susurro, buenos días amor!!! y tú cuando abres los ojos y quieres darte cuenta de dónde estás, yo ya te estoy cabalgando, aprovechándome de tu situación indefensa, te incorporas como puedes en posición semi sentada, ahora mis pechos bambolean ante ti, y tu boca se apresura hacia ellos, tu despertar es salvaje, exageradamente salvaje, apretando tu boca que intenta tragarse mis pezones y mis nalgas que parecen ahora atravesadas por tus dedos apretados contra ellas.....aceleras el ritmo que yo había establecido y tomas el mando a pesar de mi posición de ventaja, ya no soy tu amazona, si no una marioneta que cabalga al ritmo que marcan tus embestidas y tus manos , mientras tu boca sigue devorando mis pechos, ufffffffffff, me gusta ese ímpetu de tu repentino despertar, me enloquece y enfebrece, me gusta como me manejas para que mi ritmo se adapte a tu necesidad, me gusta sentir el constante martirio que tu boca profiere a mis pechos, me encanta sentir como mi humedad aumenta como para asomar por mis muslos, enloquezco con el roce de mi clítoris contra tu vientre en el vaivén de tus embestidas........tanto que no puedo esperar, tanto que he escalado al máximo de mi resistencia para rendirme mucho antes de que tu lo hagas y aproveches para proferirme más caricias si cabe, cambiar de postura y poseerme locamente....¡¡¡cómo me gusta amanecer a tu lado joder!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario