Translate

3 de enero de 2013

Hacer el amor durante el embarazo



Hoy en día sigue habiendo personas que piensan que no se puede hacer el amor durante el embarazo, es cierto que en casos puntuales puede estar contraindicado y también puede que con la ganancia de peso la mujer se sienta menos atractiva, pero en cualquier caso el embarazo no es una etapa de abstinencia sexual.

Según los especialistas, muchas mujeres manifiestan un descenso del deseo sexual, pero todo indica que es una situación más psicológica que hormonal, causada por sus preocupaciones o el miedo a dañar al feto.
Hacer el amor durante el embarazo solo está contraindicado en aquellos casos particulares en los que el útero necesita reposo, bien por amenaza de aborto o parto prematuro, rotura de la bolsa amniótica o placenta previa. En estos casos será el ginecólogo el que nos indique si debemos o no mantener relaciones sexuales con penetración y de qué manera.
Cierto es que hay que buscar nuevas posturas para estar cómodos y no aplastar la barriga, pero esto en lugar de ser un inconveniente lo debemos tomar como un aliciente más, ya que nos obliga a experimentar cosas nuevas y posturas diferentes, de las que más adelante nos acordaremos con cariño cuando el bebe haya nacido.
Puede que durante la gestación la mujer sienta menos deseos de hacer el amor, y esto puede llevar a pensar a más de uno que a ella ya no le interesa el sexo o que ha habido un punto de inflexión en sus relaciones íntimas y ya nada volverá a ser como antes. Incluso también puede haber problemas de fondo relacionados con que uno de los dos no deseara el embarazo, y ahora se sienta incómodo por la situación actual.
Antes de hundirnos en pensamientos tan dramáticos, hay que entender que estar embarazada puede ser agotador, la mujer experimenta grandes cambios y va a necesita apoyo y empatía a raudales. Como comentaba al comienzo, es probable que su deseo sexual haya disminuido debido a su miedo por dañar al feto, lo cual quiere decir que su deseo sexual sigue latente, entonces simplemente tendremos que darle la seguridad de que el feto está bien y buscar la manera de despertar ese deseo sexual.
Ten en cuenta que tampoco hace falta esperar a que surja la excitación sexual, siempre puedes provocar. Por ejemplo si ella está cansada te puedes ofrecer para hacerle un masaje, puedes echar mano de alguna crema o aceite aromático y darle un agradable masaje, entonces puede que una cosa lleve a la otra… y si no, el mantener ese contacto físico os hará mucho bien a ambos.
También es importante la comunicación, compartir los sentimientos, deseos y frustraciones con idea de canalizarlos de alguna manera en lugar de guardarlos y acumularlos hasta que un día aquello explote. El que le hagas ver que tienes deseos sexuales no quiere decir que vaya a cambiar la situación de la noche a la mañana, pero sin lugar a dudas lo tendrá en cuenta.

Bolas chinas durante el embarazo

Se trata de unas bolas diseñadas con fines sexuales que cada vez son menos tabú en nuestra sociedad porque son más asequibles y digamos se ha normalizado un poco su uso, sobre todo a partir de cuando las farmacias las comenzaron a comercializar, y cuando los fisioterapeutas obstétricos empezaron recomendar su uso para en la rehabilitación del suelo pélvico, más conocido coloquialmente como musculatura vaginal.
Ahora bien, utilizar las bolas chinas durante el embarazo a priori no debe ser un problema, te proporcionará los mismos beneficios que si no estuvieras embarazada, no obstante si siempre debemos mantener los juguetes eróticos limpios, durante el embarazado debemos redoblar la higiene para evitar cualquier tipo de infección en el interior de la vagina.
Realmente el uso de las bolas chinas es más frecuente tras dar a luz que durante el embarazo, no obstante si quieres seguir usándolas durante la gestación y tienes tus dudas lo mejor es consultar con tu ginecólogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario