Translate

12 de diciembre de 2012

¿Qué decir en la cama?


En lo que se refiere a hablar en la cama digamos que hay de todo, cada uno es como es y expresa sus sensaciones a su manera, el problema puede ser cuando esto distrae o perturba a nuestra pareja… hay quien incluso defiende aquello de “no hables al menos que puedas mejorar el silencio”, esto personalmente me resulta bastante extremo, porque tampoco es bueno cohibir a la otra persona.

Si te apetece probar a decir algunas guarradas, a hablar sucio a tu pareja para provocarle y excitarte tú al mismo tiempo, es importante que te sueltes. Puede ser interesante que pienses durante el día en qué puedes decir, no para montarte un guión sino para darle tu toque personal, ya que puede salir mal si simplemente nos limitamos a imitar una película porno.
Las pelis porno no reflejan la realidad, cada pareja es un mundo donde existen unas complicidades fruto de las experiencias vividas que dan lugar a miradas, frases o bromas que los demás no entenderían. Lo ideal es explotar lo que sabemos de nuestra pareja y de nosotros mismos para excitarnos, e incluso para explorar nuevas fantasías.
Por tanto, más que dar una lista con lo que debes decir, resulta más lógico exponer un lista de cosas a evitar cuando queremos hablar sucio en la cama, es decir, cuando queremos decir guarradas para excitar a nuestra pareja y a nosotros mismos.
  • Imitar las películas porno, esto es normal cuando uno no sabe por donde empezar, tratamos de imitar lo que hemos visto, pero en este caso debemos ser conscientes de que, aunque parezca mentira, las pelis porno tienen guionistas que le dicen a los actores lo que deben decir, e incluso cuando simplemente se trata de gemir aquello está por lo general muy sobre actuado. Por lo general todas las pelis porno no se cansan de repetir una o otra vez las mismas frases, están tan manidas que ya simplemente sirven para rellenar los silencios porque lo que es provocar excitación pues como que no. Además suelen ser frases huecas, que esconden falsos sentimientos para decorar una escena, nosotros lo que buscamos es algo más personal, algo que transmita nuestras emociones o lo que queremos hacer sentir a nuestra pareja!.
  • Hacer que sea poco creíble, a veces queremos impresionar tanto que caemos en la exageración o en propuestas poco creíbles. Cosas como tu polla es enorme, cuando él sabe que es tamaño estándar pues no suele convencer, y menos aún si la tiene más bien pequeña, entonces el efecto puede ser el contrario. Lo mismo si ella resulta tener poco pecho y le andas diciendo que te encanta jugar con sus enormes tetas… no seamos necios. Puedes exagerar un poquito, pero no te pases, todos somos conscientes de nuestras virtudes y defectos, por tanto es mejor que si hablas sucio sea para reforzar su autoestima y no para engañar. Si se siente inseguro/a con alguna parte de su cuerpo, trata de demostrarle cuanto te gusta.
  • Evitar las falsas expectativas, es decir, si no piensas dejar que te la meta por detrás, no le digas que vas a dejar que te la meta… si no le vas a dar sexo oral, no le digas que le vas a quitar la ropa y luego le comerás todo. Si no tienes intención de hacer algo, no hagas publicidad engañosa, ya que en futuras ocasiones pondrá en duda buena parte de lo que le digas.
  • No te repitas, hablar sucio en la cama puede volverse repetitivo, igual que determinadas posturas si las repetimos día tras día. Asegurate de no usar las mismas frases una y otra vez porque irán perdiendo fuerza, y lo peor es que tu pareja se las sepa de memoria… entonces lo que conseguimos es el efecto contrario. Dale vueltas al coco, inventa alguna frase nueva, algo gracioso, algo obsceno, algo picante… da rienda suelta a tu imaginación.
  • No abandonar cuando no se consiguen resultados, a veces hablar sucio puede ser más cómico que erótico, como decía cada pareja es un mundo y muchas bromas solo son comprensibles entre ellos, de hecho depende de qué y de cómo lo digas. Lo mismo se ocurre decir algo y ella acaba muerta de risa, que se ría tampoco es malo, pero no te rindas. Si ves que lo que dices no le excita, preguntale por qué, es bueno hablar de ello ya que te puedes llevar más de una sorpresa, quizás no te atrevas a tratarla de putita pero justamente es lo que a ella le excita, o al revés, te sueltas y la llamas zorra y todo eso y la pobre acaba asustada y ofendida…
En resumen, si no sabes qué decir en la cama no te preocupes no es obligatorio hablar en la cama, pero si te apetece prueba con diferentes ideas, trata de ser original, tantea con diferentes temas hasta dar con la clave, y si te cuesta preguntale directamente, dile que te gustaría probar y no sabes bien por donde empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario