Translate

27 de diciembre de 2012

Padres e hijas durante la ovulación



Haciendo uso de los teléfonos móviles, investigadores de las universidades de Miami y de California han descubierto que las mujeres parecen evitar el contacto con sus padres durante la ovulación. Según afirma Martie Haselton, profesora asociada de la UCLA, “Las mujeres llaman a sus padres con menos frecuencia en estos días de alta fertilidad, y cuelgan con ellos antes si es el padre quien inició la llamada”.

Debido a que no han tenido acceso al contenido de las llamadas entre padres e hijas, los investigadores no son capaces de decir con certeza por qué las mujeres durante la ovulación parecen evitar las conversaciones padre-hija. Dicen que el comportamiento puede deberse a una manera inconsciente de evitar el control masculino en un momento en que las mujeres son más fértiles, pero también se considera la posibilidad de que sea una adaptación evolutiva para evitar la endogamia (cuando se tiene descendencia con personas de la misma familia).
Los resultados parecen no haber sorprendido demasiado a los investigadores, ya que este comportamiento también se ha observado en otras especies cuando las hembras están en sus periodos más fértiles.
Aunque parezca raro, realmente se ha observado que durante la ovulación las mujeres pueden tener tendencia vestirse de manera más atractiva, e incluso se pueden sentir más atraídas durante estos periodos de alta fertilidad por hombres cuyo físico y comportamiento son más viriles, aun cuando ella no suele tener relaciones con este tipo de hombres – afortunadamente todavía nos queda algo de instinto animal! –.
Tampoco hay que tomarse este estudio demasiado en serio, ya que realmente lo que hicieron fue analizar los registros de teléfonos móviles de medio centenar de mujeres con edades comprendidas entre los 18 y 22. Se tuvo en cuenta la fecha y duración de la llamada, y también se comparó los datos de llamadas entre padres e hijas y entre madres e hijas.
Entre los resultados cabe destacar que los días fértiles las llamadas entre padres e hijas duraban la mitad que los días menos fértiles, además ellas tenían menos tendencia a llamarles durante esos días. En cambio, en lo que respecta a las madres, durante esos días se disparan las llamadas entre madres e hijas, lo cual según los investigadores se asociaría a la “búsqueda de consejo” antes de pasar al apareamiento…
En fin, teorías aparte, si uno no quiere pensar que esto tiene algo que ver con la endogamia, también cabe la posibilidad de que el padre instintivamente quiera tener más vigilada a su hija para protegerla de otros hombres, y ella por tanto le evita para que no lo haga ;)
Consultar fuente en inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario