Translate

4 de diciembre de 2012

El amor alivia como los analgésicos


Cuando algo nos duele, lo que nos recetan son analgésicos, unos fármacos que tienen la capacidad de calmar, e incluso eliminar, toda sensación dolorosa. Pues bien, ahora se ha descubierto que los intensos sentimientos de euforia y bienestar que puede provocar el amor, en los primeros meses de una relación, tiene efectos similares.

Esta información se desprende de un estudio realizado en el Centro Médico de la Universidad de Stanford, donde han tratado de demostrar que el alivio de dolor que uno experimenta al ver fotos de su enamorado está asociado con la activación del sistema de recompensa del cerebro.
El sistema de recompensa se refiere a zonas de nuestro cerebro que liberan sustancias que nos provocan sensación de placer cuando hacemos las cosas bien. Un poco como cuando eramos niños y nos daban un helado o caramelos cuando nos habíamos portado bien… resulta que nuestro cerebro hace esto mismo con nosotros a diario.
Para el estudio contaron con la colaboración de quince estudiantes a lo largo de sus primeros nueve meses de relación. Fueron ocho hombres y siete mujeres con edades comprendidas entre los 19 y 21 años que se declaraban profundamente enamorados. Para comprobarlo les hicieron pasar el test de la Escala de Amor Apasionado, y todos puntuaron un mínimo de 90 puntos.
Por si no la conoces, te cuento que la Escala de Amor Apasionado es un sencillo test de 15 preguntas a valorar en una escala de nueve puntos. Al terminar, la puntuación máxima sería 135, pero a partir de 86 ya se considera un amor apasionado.
Lo que les pidieron es que trajeran fotos de su pareja y de un conocido de igual atractivo. El experimento consistía en aplicarles dolor en la mano por medio de calor, mientras, se les monitorizaba la actividad cerebral mediante resonancias magnéticas.
Mientras disfrutaban de la dolorosa experiencia, los sometían a tres pruebas diferentes: primero les mostraban fotos de su enamorado, luego del conocido que tenía un atractivo similar, y finalmente los distraían haciendo que asociaran palabras, ya que hay estudios que demuestran que la distracción también ayuda a aliviar el dolor.
El resultado fue que el ejercicio de distracción conseguía los mismos efectos de alivio del dolor que visionar imágenes de su pareja, sin embargo lo hacían de manera diferente, ya que la analgesia o alivio de dolor producido al ver fotos de su enamorado activaba el sistema de recompensa del cerebro. De hecho, uno de los autores del estudio afirma que “Cuando se piensa en el ser amado, existe una intensa activación en el área de recompensa del cerebro, la misma área que se activa cuando se toma cocaína y cuando se gana mucho dinero”.
En resumen, los resultados sugieren que la activación del sistema de recompensa sin fármacos analgésicos también puede reducir la experiencia de dolor. Lo cual quiere decir que quizás una experiencia sado maso con tu enamorado duele menos que con un desconocido, o que a lo mejor la próxima vez que vayas al médico éste te recete amor… :)
Pincha aquí para más información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario