Translate

6 de noviembre de 2012

Posturas para durar más en la cama


¿Te avergüenzas por lo pronto que acabas en la cama? ¿La eyaculación prematura te hace sentir menos hombre, y más como un pésimo amante?. Uno se puede sentir bastante mal cuando ha planeado una noche de placer con su mujer, su novia o amante, y al final uno dura apenas unos minutos dando por concluida la noche de sexo… Esto le puede ocurrir a cualquiera, y quizás te haya pasado en alguna ocasión.

El caso es que existen posturas que ayudan al hombre a durar más en la cama, sin embargo muchas parejas en la mayoría de sus encuentros sexuales no ponen en práctica más de dos. También es verdad que, según las estadísticas muchos hombres alcanzan el orgasmo en pocos minutos, con lo cual tampoco hay demasiado margen para experimentar con muchas posturas diferentes.
Irónicamente, lo cierto es que cuantas más posturas pruebes, más probable será que encuentres posturas que te permitan durar más en la cama, porque te permiten controlar mejor la estimulación y tus niveles de excitación. Hay que ser conscientes de que ciertas posturas ponen demasiado estrés en los principales grupos musculares de nuestro cuerpo, concretamente en los abdominales, brazos, muslos, nalgas y la pelvis. Esta tensión, sobre todo cuando afecta a los músculos que intervienen en la eyaculación, hará que sea difícil controlar tu excitación.
Por ejemplo la postura del misionero es muy común, la más básica de hecho, y la mayoría de la gente la emplea a la hora de hacer el amor. Sin embargo es una postura que propicia una eyaculación rápida, lo cual explica en parte que con frecuencia muchos hombres eyaculen antes de lo que desearían.
Pero entonces ¿cuáles son la mejores posturas para durar más en la cama?
Postura de la amazona o la mujer encima
Cuando la mujer se coloca encima del hombre a horcajadas, estando éste tumbado boca arriba, la posición sexual se denomina la postura de la amazonas. Es una postura excitante para ambos, pero donde el hombre puede tener un mayor control de su eyaculación, aunque sea ella la que lleve el control de los movimientos.
¿Por qué? En primer lugar, esta postura te permite tener el cuerpo completamente relajado y libre de estrés, sólo tu pene estará en tensión… Estás tumbado boca arriba y disfrutando de las sensaciones que recorren tu cuerpo, te puedes recrear en el cuerpo de tu pareja, acariciarlo e incluso besarlo sin mayor esfuerzo. Cuando estás relajado, y los grupos de músculos principales que participan en la eyaculación no están tensos, se hace mucho más fácil controlar la excitación.
En segundo lugar, la parte del pene que es más sensible al tacto es el frenillo. En la postura de la amazona el pene al estar en vertical hace que el roce con el frenillo sea menor, lo cual evita que los niveles de excitación se disparen demasiado rápido.
Postura de la amazona de espaldas
Existe también una variante de la postura anterior que puedes probar, se conoce como la amazona de espaldas, y como su nombre indica, tu pareja nuevamente se coloca sobre ti, pero de espaldas. Puedes probar esta postura después de haber experimentado con la amazonas, os ayuda a variar la estimulación sin perder la diversión y el placer.
Pero como comentaba al comienzo, la clave es experimentar con diferentes posturas hasta que encuentres las que os dan a ambos placer y al mismo tiempo te ayudan a durar más

No hay comentarios:

Publicar un comentario