Translate

21 de noviembre de 2012

La testosterona disminuye la confianza


La testosterona es una hormona bastante interesante, en el hombre se produce en los testículos y sus efectos son varios: desde el crecimiento de pene y testículos, al aumento del deseo sexual, así como provoca comportamientos más agresivos o competitivos.
En investigaciones recientes se ha descubierto como la testosterona disminuye la confianzade algunas personas neutralizando los efectos de la oxitocina, la cual normalmente se libera en hombres y mujeres por ejemplo durante el orgasmo o en general cuando sentimos placer, así como cuando la mujer da el pecho al ser estimulado el pezón, es por ello que de manera romántica se ha la ha bautizado como la hormona del amor.

La oxitocina al mismo tiempo provoca en el ser humano un aumento de la confianza, lo cual nos expone a la traición dado que bajo su influencia uno es capaz de confiar en otros que sabemos que en el fondo son poco fiables. Está claro que la confianza juega un papel importante en el desarrollo de las relaciones sociales entre individuos, y al mismo tiempo sabemos que nuestra confianza tiene un coste, dado que hoy en día es fácil que a uno lo engañen o lo decepcionen.
En cambio la testosterona es una hormona asociada con la competición y la dominación, a menudo se la ve como un inhibidor de la sociabilidad, y por ello los científicos han querido experimentar con ella admisnitrandola a las mujeres en un experimento controlado. Se trataba de darles testosterona o placebo a 24 mujeres veinteañeras, para luego preguntarles sobre caras de personas desconocidas, a través de fotos, y saber si éstas les inspiraban confianza o no.
Efectivamente las mujeres que tomaron testosterona se mostraron más desconfiadas, especialmente aquellas que por lo general eran más ingenuas o confiadas, ya que realmente las mujeres que por naturaleza eran más recelosas o desconfiadas no mostraron resultados muy diferentes tras haberle sido aplicada la testosterona. Según los investigadores, de esta manera queda demostrado que la testosterona contrarresta algunos efectos de la oxitocina, permitiendo que las personas más ingenuas sean más astutas o en cualquier caso les disminuye la confianza que tienen hacia lo demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario