Translate

15 de octubre de 2012

Juegos eróticos en la cocina



Al contrario de lo que más de uno pueda pensar, la cocina no es simplemente un lugar para cocinar y picotear mientras preparamos algo, los cocinillas ya sabrán que realmente se trata de un espacio que nos ofrece multitud de estímulos para los sentidos, pero ya es hora de que tanto unos como otros la vean con otros ojos, ¿por qué no llevar los juegos eróticos a la cocina?.

Si nunca lo has probado o alguna vez se te pasó por la cabeza pero no has tenido ocasión, aquí van algunas sugerencias para que la próxima vez la cocina arda, pero no en sentido literal. Cuando combinamos sexo y cocina todo vale, juegos eróticos con frutas y verduras, nuevas posturas, nuevos sabores, nuevos olores, etc.

Ideas para combinar la cocina y los juegos eróticos

  • Así como quien no quiere la cosa, la próxima vez puedes empezar por invitar a tu pareja a tomar una copa de vino mientras se hace la comida, los aromas y el sonido de fondo del agua burbujeando pueden resultar estimulantes. Por su parte, el vino es genial porque es algo especial: el descorche, la copa, los aromas afrutados y el alcohol que nos desinhibe… sus efectos embriagadores no se harán esperar y más si tu pareja no suele tomar vino.
  • Puede que no cuentes con una robusta mesa central de cocina, pero seguro cuentas con una encimera donde puedes sentarte y que por supuesto no está hecha únicamente para preparar la comida… y es que de hecho tiene una altura ideal para los juegos sexuales. Su superficie dura y lisa nos invita al libertinaje, ¿Quién no ha fantaseado con penetrar a su mujer o ser penetrada por su marido sobre la encimera? Y no hablemos del sexo oral…
  • Dejad volar vuestra imaginación y emplead la encimera, los taburetes, y todos los utensilios que estén a vuestro alcance que puedan excitar o seros útiles para ello. Los mangos de los utensilios de cocina son ideales para sugerir, también las frutas y verduras por su forma y lubricación natural nos suelen ofrecer todo tipo de posibilidades. Los dildos de plátano, pepino, zanahoria, calabacín, y otros tantos son las estrellas en los juegos eróticos en la cocina. Ya según tus gustos los puedes usar pelados o sin pelar, y si la superficie te parece demasiado basta o temes que se rompa puedes colocarle un condón.
  • Pero no todo serán frutas y verduras, también te puedes llevar tus juguetes eróticos a la cocina, y el que estaba de moda este verano es el Touche Ice, una pequeña maravilla que os comenté ya hace algunas semanas y que nos sirve para crear hielos o helados que vibran y con los que podremos acariciar y estimular las zonas erógenas de nuestra pareja.
  • Emplea salsas y cremas, cuando los juegos hayan dado comienzo prueba a cubrir tus pechos de chocolate líquido, leche condensada o cualquier otro líquido dulce para que tu pareja se recree chupando y lamiendo durante un buen rato.
  • Otra opción de juego erótico en la cocina sería dejarse “meter mano”, es decir, que tu pareja pueda acariciarte y tocarte sin límite alguno mientras le estás preparando una rica comida. Que te vaya quitando la ropa poco a poco, o simplemente prueba a vestirte sólo con un delantal!.
Pues ya ves, la cocina nos puede dar mucho juego, y es que sexo y gastronomía son dos placeres que combinados raramente falla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario