Translate

29 de octubre de 2012

Dormir en camas separadas



Cada pareja es un mundo, y lo que para algunos sería un signo de que algo falla en la relación, para otros es algo que no se sale de lo normal, por ejemplo el hecho de dormir en camas separadas para algunos puede indicar un cierto enfriamiento en la relación, una perdida del romanticismo, mientras para otros es una mera medida para poder descansar mejor.

Es cierto que no es lo más habitual, pero no por ello hay que estigmatizarlo, de hecho según los datos publicados por National Sleep Foundation, en Estados Unidos 1 de cada 4 parejas que conviven juntos duermen en camas separadas y, lejos de ser una tendencia pasada de moda, va camino de ser la opción de la mayoría de las parejas a la vuelta de unos años.
El dormir en camas separadas, incluso en diferentes habitaciones, es una alternativa válida y que seguro muchas parejas aún no ponen en práctica por temor a herir los sentimientos del otro o por lo que se le pueda pasar por la cabeza al plantearle algo así. Aunque también es cierto que no siempre hay sitio en casa para dos camas o para que cada uno disfrute de un dormitorio propio.
Pero realmente son muchas las ventajas de dormir en camas separadas:
  1. Uno puede ponerse a dormir o quedarse viendo la tele o leyendo un libro sin molestar.
  2. Se evitan los ronquidos, y de paso los conflictos o reproches derivados de los mismos.
  3. Se evitan las discusiones sobre si hace demasiado frío o demasiado calor, y los “robos” de edredones.
  4. Si uno de los dos tiene tendencia a levantarse durante la noche, para beber algo o ir al baño no despierta al otro.
  5. Se acaba con los problemas de horarios, el que uno tenga que madrugar más o menos, o bien tengan horarios completamente diferentes ya no será un problema.
  6. El hecho de tener tu propia habitación, tu espacio de intimidad dentro de tu propio hogar.
El dormir en camas separadas no tiene por qué afectar a las relaciones sexuales, se trata únicamente de evitar que compartir cama suponga un esfuerzo, que realmente sea un lugar de descanso, aparte del lecho perfecto para nuestros momentos íntimos.
El dormir bien nos hace ser más productivos y estar de buen humor, en cambio el no descansar adecuadamente nos provoca tensión, mal humor y cansancio durante el día. De hecho, si lo piensas, el no descansar bien puede afectar a la larga a la propia relación sexual y al día a día. Por probar uno tampoco pierde nada…
En resumen, tampoco intento convencer a nadie en el tema de dormir en camas separadas, más bien se trata de quitarle hierro al asunto para aquellos que deseen intentarlo, y hacer ver a muchas parejas que ésta podría ser una fácil solución para acabar de raíz con una posible fuente de problemas o conflictos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario