Translate

23 de octubre de 2012

Bolas chinas vaginales con información de su uso, beneficios y opiniones de usuarias.

¡Hola mis queridos Tabúes! hoy os traigo algo de lo que hemos hablado en incontables ocasiones, pero nunca está de más volver a hablar de ello y poder obtener así, información extra ¿verdad?  


Las bolas chinas. Comenzaré con una única bola más grande y más sencilla de sostener por nuestra musculatura.  Dos unidas, que pesan más, y, en la última fase, ya para expertas, consta de unas bolitas muy estrechas y pesadas. 

La buena noticia es que la musculatura pélvica es muy "agradecida" y podremos pasar a lo largo de las fases muy rápidamente.


Eso sí, en su primer uso es importante esterilizarlas metiéndolas unos diez minutillos en agua hirviendo, esto es recomendable hacerlo de vez en cuando. Siempre las lavaremos con agua y jabón neutro antes de introducirlas en la vagina y cuidaremos de que nuestras manos también estén limpias. Para guardarlas, una bolsa de tela es ideal, algo que pueda aislarlas de la posible suciedad exterior.

La manera de utilizar nuestras bolas chinas es muy muy sencilla. Colocaremos un poco de lubricante en la punta de la primera bola y las introduciremos en la vagina en la postura que nos sea más cómoda, las dos bolas deben quedar detrás del músculo. Os parecerán muy grandes cuando las veáis, pero se introducen sin ningún problema. Las bolas tenderán a caer, pero nosotras contraeremos el músculo de forma inconsciente para evitar que "caiga" y así, sin darnos cuenta, estaremos haciendo pesas con nuestro suelo pélvico. 

Podemos hacer ejercicio tumbadas, en la cama boca arriba tiraremos con una mano del cordel y con nuestra musculatura trataremos de impedir que se salgan. Es como un pulo con nosotras mismas. 

El tiempo estimado de duración será unos 15 minutos caminando y tras dos semanas de ejercicios puedes aumentar el tiempo hasta 30 minutos. Si tenemos agujetas, debemos descansar dos días sin usar nuestras queridas bolas chinas. 

En cuanto a la frecuencia podemos usarlas todos o casi todos los días durante 3 o 4 meses, luego ya no las necesitaremos en mucho tiempo. 

Las opiniónes de las usuarias que lo han probado son bastantes buenas, aquí os dejo unas pocas para que dejéis ese Tabú y probéis con ganas las bolas chinas. 


- Una lástima que no sean las chinas en bolas las que den el salto

- No lo veo nada raro… Yo, cuando fui a Planificación Familiar para que me dieran la píldora, tuvieron que hacerme un análisis ginecológico. Bueno, pues la cosa llevó un poco de tiempo, porque mi cuerpo se cerraba como el billetero de un escocés. La mujer me preguntó si eso me pasaba también cuando estaba con mi novio y si sufría dolor en el coito. Le dije que no mucho, pero un poco sí, yo pensaba que era normal porque acababa de perder la virginidad. Me dijo que sufría vaginismo. Podía ser algo provocado sólo por timidez, o por un problema psicológico, pero que no era nada terrible, y cuando por fin me relajé y acabamos el examen, me recomendó que usara unas bolas chinas para acostumbrarme a tener algo dentro y controlar yo misma mis músculos, no que ellos me controlasen a mí.
Aunque me dio un poco de corte comprarlas (las compramos mi ex y yo juntos y tuvo que pagarlas él porque yo era incapaz de acercarme al dependiente y durante todo el rato en la tienda parecí una tortuga, escondiendo la cabeza entre los hombros), pero admito que me fue muy bien con ellas y el dolor del coito desapareció. Y… sí, resulta muy divertido estar con un hombre y masajearle desde dentro

- Más efectivo para comenzar que los ejercicios de kegel, que además de requerir un esfuerzo y un tiempo dedicado ex-profeso, requieren saber reconocer cuándo estás apretando o usando esos músculos. Hay gente a la que se le caen las bolas chinas de tan laxa que tiene la musculatura, imaginaos intentando mover un músculo que no notan ni saben cómo buscar.
Y eso es el inicio, luego hay una serie de ejercicios que se pueden hacer: jugar a intentar expulsar/mover por la vagina las bolitas, cambiarlas por unas más pequeñas y seguir haciendo esos ejercicios, etc.

- Al principio era algo que hacían cuatro locas, pero con los años -y la acumulación de estudios en su favor- algunas matronas/ginecólogas han vencido las reticencias y empezado a recomendarlo a las mujeres recién paridas o con problemas de pérdidas de orina, sobre todo para iniciar la recuperación, que es la parte más complicada.
PD: para cuestiones recreativas hay cosas más útiles, aunque ir a un examen con las bolas chinas puestas es remedio infalible contra los nervios…

- Es más fácil, en mi opinión, ejercitar los músculos con ellas, que realizando los ejercicios Kegel, ya que para ellos es necesario que seas tu quien controle los músculos, y si hay mucha gente que aún no conoce bien su cuerpo, como para pedirle que lo controle…

- Si encontráis a alguna mujer que controle bien esos músculos..ya veréis como se nota la diferencia. Porque os aseguro que la hay, que algo los controlo y las sensaciones que ello produce son muy placenteras.

- Lástima que los hombres no podamos ir por la calle paseando con una vagina masajeándonos nuestras partes.

- Y dejemos paso a la publicidad…

- Antes yo sufría la incontinencia en silencio… desde que conozco “bolas saltarinas” todo ha cambiado.”


¿Aún no te has decidido a probarlas? te ofrezco un blog especializado exclusivamente a las bolas chinas. En este blog te comenta todo lo que quieras saber con respecto a este tema, si te han quedado dudas leyendo este artículo te recomiendo visitar sin duda: Bolas chinas vaginales y anímate a probarlas, no te arrepentirás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario