Translate

11 de octubre de 2012

Andropausia o menopausia masculina


¿La andropausia es un mito o una realidad? Al parecer una realidad, pero que afecta un exiguo porcentaje de la población masculina, tan sólo un 2% según un estudio dirigido por la Universidad de Manchester, y publicado hace tiempo en la revista New England Journal of Medicine.
El estudio se llevó a cabo en varios países Europeos, entre ellos España, contando con la colaboración de un total de 3.369 hombres con edades comprendidas entre los 40 y 79 años. Se examinó sus niveles de testosterona y se les realizó una encuesta sobre salud sexual, física y psicológica.

Los resultados son interesantes ya que por fin establecen una serie de síntomas o parámetros para diagnosticar la andropausia, al mismo tiempo se comprueba que no es algo frecuente en la inmensa mayoría de los hombres, y que el tratamiento con testosterona sólo es útil en un número reducido de casos donde se detecta una deficiencia de hormonas sexuales masculinas.
Hasta ahora en muchos casos donde se diagnosticaba que el paciente sufría andropausia se le suministraba testosterona sin embargo, gracias a las encuestas realizadas en este estudio, los científicos han descubierto que muchos síntomas no están relacionados con un descenso de los niveles de testosterona.

Síntomas de la menopausia masculina

La andropausia comparte algunos síntomas con la menopausia, a fin de cuentas hombres y mujeres no somos tan diferentes. Durante estos periodos ambos sexos experimentan un cambio de vitalidad, se muestran más irritables, y puede disminuir su deseo sexual.
Gracias a este estudio se han establecido más de una treintena de síntomas asociados al hipogonadismo tardío o andropausia, de los cuales sólo nueve están asociados a los bajos niveles de testosterona, los otros podrían estar relacionados con la falta de ejercicio físico y el exceso de peso.
En el ámbito sexual, síntomas como la perdida de las erecciones matinales, un bajo nivel de deseo sexual y la disfunciones eréctiles están asociados a un descenso en los niveles de testosterona. Además podría provocar otros síntomas como la apatía, la tristeza, la depresión, la falta de concentración e incluso alterar los patrones de sueño y provocar fatiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario