Translate

18 de septiembre de 2012

Sexo anal, como convencer a una mujer


Para la mayoría de los hombres, en algún momento de su vida, el como convencer a una mujer para practicar el sexo anal se convierte en un pequeño reto, sobre todo si ella no lo ha practicado nunca o es reticente por haber tenido alguna mala experiencia, por lo que le han contado, visto o leído.
Antes de continuar aclaro que realmente no se trata de intentar embaucar a tu pareja para que se deje sodomizar…, la idea es que ambos deseéis poner en practica el sexo anal, de lo contrario puede ser molesto, doloroso e incluso humillante. Aquí te dejo algunos buenos argumentos, así como algunso consejos por si consigues vía libre:
  • El ano se considera una zona prohibida, y ya se sabe que lo prohibido nos provoca curiosidad y morbo… A nivel de placer, estamos claros que no es una zona naturalmente preparada para ser penetrada, con lo cual tendremos que ayudar a la piel y a los músculos, sin embargo el ano si comparte con otras zonas erógenas el tener un gran numero de terminaciones nerviosas, con lo cual se puede y se obtiene placer al practicar la penetración anal.
  • Hay tanto hombres como mujeres predispuestos a probar y disfrutar del sexo anal, de hecho hay parejas que sin la penetración anal aquello como no está completo, que falta algo por hacer… y sin embargo hay otras que desean probar pero que tienen miedo de provocar algún daño o que la experiencia no sea del todo placentera.
  • Las sensaciones proporcionadas por el sexo anal pueden ser muy placenteras y sin duda se siente de manera diferente a la penetración por la vagina. Si además se combina la penetración anal con la estimulación vaginal, los orgasmos serán aún más intensos… es por ello que algunas mujeres se vuelve “fanáticas” de la sodomía y la piden regularmente.
  • Para motivarla puedes acariciar o lamer sus partes íntimas, y tratar de hacerla llegar al orgasmo estimulando al mismo tiempo su clítoris y el ano… ¿Has oído hablar de lshocker? (si no es así mañana haré una entrada de eso). Otra opción sería deslizar tu dedo lubricado al interior de su ano mientras hacéis el amor, posturas como el perrito o la amazonas te dejan las manos libres y fácil acceso.
  • Si es vuestra primera vez, tómalo con calma, no tengas prisa. Tómate el tiempo de explorar su ano y descubrir los puntos que le dan mayor placer, siempre con amor y cariño (trátalo como te gustaría que trataran al tuyo!).
  • El sexo anal requiere que se hable antes, entre otras cosas porque es más que recomendable ir al baño y darse una duchita para dejar la zona lo más limpia posible, y si quieres hacerlo aún mejor, existen una peras para duchas anales que permiten enjuagar el interior. De lo contrario te puede pasar que estéis en los preliminares o ya en la penetración, que quieras tantear para ver si te deja penetrarla por detrás y ella se ponga tensa, contraiga su esfínter o te ponga mala cara, entonces olvídate, si dos no quieren esa penetración anal tiene todas las papeletas de acabar mal.
  • Si no lo habéis hablado, pero no se resiste y te deja acariciar su ano en incluso deslizar el dedo al interior, entonces sólo te falta tener un buen lubricante íntimo. Llegados a este punto aclaro que existen muy buenos lubricantes para hacer el amor y bastante baratos, con lo cual trata de evitar los aceites para masaje, así como el aceite de oliva de la cocina o cualquier otro aceite o lubricante que tengamos en casa y no se haya fabricado para estos menesteres.
  • Una vez tengas el dedo dentro, déjalo ahí, ya que en lugar de iniciar un mete-saca, es mejor si haces movimientos circulares. Tu objetivo debe ser relajar los músculos de la entrada para poder dilatarlos. Esta será tu única barrera, ya que una vez dentro tienes vía libre. Entre tanto la puedes besar, y tratar de excitarla más, te queda la otra mano libre para acariciar sus pechos, sus nalgas, los muslos…
El tema de los plugs y otros juguetes anales se puede dejar para más adelante, para la primera vez los dedos serán suficientes, e incluso tu pene que hace como tres o cuatro dedos… 
Un último detalle, nunca obligues a nadie a algo que no puede o no quiere hacer. El sexo es cosa de dos, dos deciden así que ten consideración en este tipo de prácticas si tu pareja no se muestra flexible. 

1 comentario: