Translate

25 de septiembre de 2012

Como se usa el bidet

En ocasiones hablamos de higiene intima como si tal cosa, o en el caso del sexo anal como si alguien tuviera que tener en casa enemas y diferentes accesorios con los que dejar sus cañerías como los chorros del oro, y lo cierto es que con un paso por la ducha o el bidé vamos listos, pero resulta que hablando en más de una ocasión sobre este tema me doy cuenta que alguna gente ignora como se usa el bidet!

Los hay que tienen el bidé para lavarse los pies, para bañar al bebe, como mini pecera o simplemente para poner las toallas usadas o la ropa sucia… Si bien se le puede dar este uso, es mucho más lógico si lo empleamos para cuidar nuestra higiene intima, es decir, para lavarnos nuestros genitales y el ano después de hacer nuestras necesidades, enesos días del mes o tras haber mantenido relaciones sexuales.
Como dato curioso, te cuento que el bidet originalmente era un pequeño caballo robusto que se usaba en Francia un poco para todo, lo mismo se montaba con silla, que se usaba como caballo de tiro o caballo de carga con albarda. Por tanto, el bidé que encontramos en nuestros cuartos de baños reciben su nombre porque bien parece que fuéramos montados a horcajadas en un caballo.
Hoy en día esta palabra que proviene del francés antiguo se ha castellanizado como bidé. En cuanto al artilugio para el baño, se supone que se inventó a comienzos del siglo XVIII, con lo cual tiene como tres siglos de antigüedad. Obviamente los diseños originales nada tienen que ver con los actuales, de hecho en aquella época el bidet estaba en el dormitorio… Hoy en día siempre los vamos a encontrar en el baño y con diseños que cuentan con uno o dos chorros de agua con idea de que resultado sea lo más higiénico posible.
El problema real de usar el bidé es que uno se acostumbra, y luego cuando toca ir a baños públicos o en casa de otra gente donde no disponen de bidé, uno tiene que verse obligado a utilizar el papel higiénico, que aunque su nombre lo indica, para muchos es de todo menos higiénico… sobre todo cuando se trata de papeles baratos que, más que otra cosa, lo que hacen es abrasar la piel de una zona tan delicada.
Si te sientes intrigado/a por redescubrir ese artefacto tienes en tu cuarto de baño, aquí tienes unas sencillas instrucciones sobre como se usa el bidet:
  1. Después de haber pasado por el inodoro, e incluso después de haber usado papel higiénico por si no te termina de convencer la idea, toca sentarse en el bidé. ¿De cara o de espaldas? Depende del modelo y de lo que queramos lavar… como he dicho hay bidés con uno o dos chorros, así que colócate de manera que el chorro incida directamente en la zona que quieres lavar.
  2. Antes o después de haberte sentado puedes abrir los grifos y adecuar la temperatura a tu gusto, que no se te vaya la mano con la caliente porque quemarte el culo es una experiencia bastante desagradable.
  3. Dependiendo del tipo de chorro puede que él sólo elimine los restos, sino te toca usar los deditos con un poco de jabón, te aseguro que tus dedos no se van a podrir, ni te va a quedar la mano oliendo a nada…
  4. Cuando hayas terminado te secas y listo, normalmente al lado de los bidés hay una toallita para secarse.
Apuesto que después de usar el bide unas cuentas veces le coges el vicio y ya el papel higiénico no te parecerá ni tan maravilloso ni tan imprescindible. Y si vas de viaje por ahí verás que no es una rareza de España y Francia, también se puede encontrar en Italia, Grecia o Portugal, así como en países de latino américa y algunos de oriente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario