Translate

6 de septiembre de 2012

Coitolalia, hablar durante el sexo.


¡Muy buenas tardes! ¿Cómo han salido esos exámenes? espero que bien, y los que no, tenéis que apretar este año que entra ¿vale? 
Hoy hablaremos, y tanto y es que a no todo el mundo lo hace, ni a todo el mundo le gusta, pero es evidente que mucha gente disfruta al hablar durante el sexo(coitolalia). No me refiero a que se pongan a hablar de qué buen día hace o de dónde irán en sus próximas vacaciones, sino a confesiones amorosas, palabras sucias o más bien subidas tono, respiraciones agitadas, así como gemidos, gritos, susurros…

La verdad que no sabría decir si el tema de hablar durante el sexo le gusta más a las mujeres o a los hombres, a ellas las he oído quejarse de que fulanito no habla, que de tan concentrado que está parece que se quedó mudo, o bien que no para de preguntar si va bien o “te gusta, te gusta…?”.
En cuanto a los hombres, pues les he escuchado quejarse un poco sobre lo mismo, les resulta excitante escuchar gemir o jadear, el sentir que estás provocando placer en la otra persona, pero puede resultar desconcertante cuando se exagera demasiado.
Algunos piensan que lo que haya que hablar mejor hacerlo antes o después, porque el hecho de hablar durante el coito los desconcentra, lo que viene a confirmar que muchos hombres no somos capaces de hacer dos cosas al mismo tiempo, aunque también puede depender del momento, del tema, e incluso hay quien es silencioso pero como no le gusta del todo el silencio lo hace con música erótica.
En cambio está el que le gusta describir lo que hace y todo lo que te va a hacer, el que te susurra al oído palabras de amor o bien el que no ahorra palabras y se explaya en todo tipo de detalles y provocaciones explícitas, cosas que por ejemplo uno no diría en cualquier otro lugar, pero estando ambos de humor hacen subir rápidamente los niveles de excitación.
Por ejemplo al simular una pequeña fantasía en la que ella es una prostituta y tú un cliente que lleva semanas e incluso meses sin echar un polvo, y para colmo le has caído en gracia y está deseando tener sexo contigo… si se te presenta esta situación no te cortes, da rienda suelta al diablillo vicioso que llevas dentro, pídele o más bien ordena lo que quieres que te haga, dile lo que le vas a hacer y cómo, tú dejate llevar por el placer y los deseos sexuales porque esta es una de las fantasías más recurrentes de las mujeres.
Curiosamente, hace un par de días estaba viendo un documental en televisión sobre los macacos, al parecer las hembras que consiguen que más machos eyaculen dentro son aquellas que gritan durante el coito, con lo cual parece evidente que los sonidos tienen un efecto estimulante… al menos en los macacos :P
Si nunca te ha dado por hablar durante el sexo, o más propiamente dicho: la coitolalia, la próxima vez podrías probar, puedes empezar por leves gemidos e ir intensificando. En cuanto a las palabras sucias o frases picantes, es probable que te acabe dando la risa, al principio puede dar un poco de vergüenza o hacerte sentir ridícul@, pero puede que le cojas el gustillo y acabes dejando en evidencia al más fornido semental con tu lenguaje soez y bien cargado de sexo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario