Translate

2 de julio de 2012

Kokigami

Antes de comenzar el blog de hoy, quería felicitar a España por su victoria en los deportes, más concretamente en el fútbol. No soy muy fan de ello, pero creo que hay que reconocer cuando las cosas se hacen bien ¿no? 
También quería mandar desde aquí mi apoyo a Valencia. El fuego está devastando toda zona valenciana, ayer decían que el fuego estaba avanzando hacía la central nuclear, aunque más tarde desmintieron esa información. Quería dejar el número de voluntarios que puedan ayudar, que no lo duden ni un momento. Si ayer estuvimos unidos para saborear la victoria de España, estemos para ayudar a Valencia: 902 222 292


Una vez dicho eso, empecemos con el blog de hoy titulado "Kokigami" 


Kokigami
El Kokigami es una de esas parafilias que a uno se la cuentan y no puede cuando menos sonreír o soltar una carcajada imaginando a un japonés con su pene disfrazado. El caso es que investigando un poco resulta un poco surrealista tanto su origen como si de verdad alguna vez existió esta práctica.
A los pobres japos siempre solemos asociarles todo tipo de leyendas y tradiciones a cada cual más estrambótica. Total, como están lejos, lo mismo no se enteran de las burradas que andamos contando de ellos. En el caso del Kokigami no es para tanto, pero realmente es sospechoso que toda la información relativa a esta práctica redirija siempre a la misma fuente, un libro escrito por un neocelandés.


kokigami con ganso volador

Si buscamos en Internet la definición de esta parafilia vamos a encontrar varios cientos de páginas que únicamente se han dedicado a copiar y pegar una lista de parafilias donde se define al Kokigami como el arte de vestir o envolver el pene con un disfraz de papel, con idea de ofrecerlo como regalo a modo de juegos preliminares.
Otros van más allá y explican la etimología de Kokigami como “Del término en inglés cock: verga, y el japonés origami: arte de hacer ciertas figuras de papel”. Y lo cierto es que quizás no ande muy desencaminado, porque realmente a parte del mencionado libro ninguna otra referencia existe ni tan siquiera en japonés a este arte, más bien parece una buena broma creada por un par de aficionados a la papiroflexia.
Según los autores del libro la palabra Koki es el nombre del pañuelo que portan alrededor de la cintura los actores que personifican al waki en el Teatro nō. Sin embargo tampoco existe ninguna referencia a este pañuelo y tampoco parece tener mucha lógica una vinculación de este tipo. Es más, si un japonés te pide un koki (てコキ ó 手コキ) te está pidiendo que le hagas una paja hablando pronto y mal.
Y no solo eso, según ellos resulta que además el origen de esta práctica ha provocadoacalorados debates entre los académicos que dicen que proviene del origami, arte de plegar papel, y los que defienden que proviene del kirigami o arte de recortar papel. Me parece sencillamente inverosímil que un grupo de historiadores se ponga a debatir acaloradamente sobre algo tan superfluo.
Pero no se conforman con ello y deciden rizar el rizo para ver hasta donde llega la credulidad de las masas ignorantes, llegando a afirmar que en los últimos años el Kokigami ha atraído mucho la atención de psicoterapeutas americanos para recomendarlo a sus pacientes, ya que al parecer aquellos que aprendieron este arte poseen un mayor conocimiento de la condición humana y pueden mejorar el placer de sus amantes combinando la intimidad con la sorpresa y el relajante efecto del humor – no se si reirme o llorar –.
Lo alucinante es que algunos medios hasta se han hecho eco, como es el caso de la revista Muy Interesante, donde lo definen como “un juego erótico de origen nipón que consiste en envolver el pene con un disfraz de papel para sorprender a la pareja”. En cualquier caso y para rematar la faena, los autores del libro justifican la existencia del kokigami como fruto del machismo imperante en la sociedad japonesa a lo largo de su historia. Puesto que al ser el hombre lo más importante, qué mejor regalo que su pene envuelto en un disfraz de papel o seda representando algún animalito de la naturaleza.
Me atrevería a decir de que gracias a esta "práctica nipona" nació la famosa frase "¡Que se te ve el pajarito!"
¡Hasta otra Tabúes míos!


1 comentario:

  1. Interesante todo lo relacionado con Japón y el sexo. No tenía ni idea de esto. Suerte y a llenar páginas! :)

    ResponderEliminar