Translate

24 de junio de 2012

Relato Erótico de la semana: El Avatar






Cada vez que llego a la estación del AVE siempre realizo el mismo propósito de
enmienda, “tienes que llegar con más tiempo de antelación” y es que siempre llego
con la hora justa.


Una vez en el tren salvo los diferentes coches en busca del coche 7 asiento 01D,
desde el coche 02 pasando por la cafetería y el resto de coches, al menos hoy el
tren no tiene mucha ocupación y además mi sitio está libre los dos asientos.
Coloco mi maleta y dejo la bolsa del portátil en el asiento de al lado, saco el
ordenador, el móvil, los cascos y listo para mi viaje.
Lo primero es llevar música en los cascos, volumen bajo del teléfono y intentar la
conexión del ordenador.


Llega una señorita que me saluda, “buenos días, el mío es el 01 C” me disculpo, y
coloco la bolsa del portátil bajo mi asiento y mi teléfono en la mesita plegable.


Pasados unos minutos, la señorita en la que no había reparado se dirige de nuevo a
mí haciéndome un gesto, pues debía de hablar y no la escuchaba con los cascos
puestos.


-Te decía, que me ha llamado la atención la foto del móvil.
-Ah sí, es para diferenciar el teléfono de los demás compañeros en las reuniones,
todos son iguales.
-Entonces ¿esa foto no es especial para ti?


Me quede sorprendido, no sabía que decir en ese momento, fueron unos segundos
de silencio


-Te respondería como dicen que hacen los gallegos, con otra pregunta, pero en
realidad es más bien un deseo de que sea especial, porque la verdad, de momento,
no lo es.


Ella no volvió a hablar en todo el viaje y yo no para de darle vueltas al tema, la
foto en cuestión era un avatar de un contacto de una chica con la que intentaba
quedar desde hacía varias semanas, por eso mi respuesta meditada, no me gusta
mentir a nadie, pero era la verdad, quería, deseaba que fuera importante para mí.


Aquella chica había despertado la curiosidad en mí y poco a poco con las
conversaciones a través del Messenger despertó más cosas en mí. Pero como podía
trasmitirle eso a mi compañera de viaje, como podía decirle que me estaba
ilusionando con una cita de pago que además debía de concretar a través de
nuestras conversaciones. Decidí no hacerlo y dejarlo correr…


El tren estaba a punto de llegar a su destino y la chica del asiento de al lado se
levanto para colocarse su chaqueta, una vez la tuvo puesta se acerco a mí, me
pude fijar en sus ojos y no pude evitar perder mi mirada en su canalillo mientras
me enseñaba su móvil y me decía “Conéctate a las seis….”


Me quede sin palabras al ver la foto del teléfono… era la misma foto del avatar de
la chica que estaba esperando.


Mi corazón por fin salto pero entre recoger mis cosas, y salir al andén no pude ver
donde estaba. Subía los escalones de dos en dos en busca de esa melena entre la
gente.


Me dirigí con celeridad a la fila para esperar un taxi y tampoco adivine su figura
entre la gente. Entre de nuevo en la estación y nada de nada. Me deje caer en la
cafetería diciéndome a mí mismo “tienes que llegar con más tiempo de antelación”.


Ahora solo quedaba esperar a las seis y eran las diez y media pasadas.
Café cortado, llamada para concretar punto de encuentro con mis compañeros y a
por el día de trabajo intenso como cada vez que sales de la oficina….


Las cinco de la tarde, voy rematando la faena y preparándome para tener un rato a
solas con el portátil y el teléfono a mi lado. Seis menos cinco, abro sesión de
Messenger, busco la conexión a través de la foto.


-buenas tardes, seis en punto estoy conectado, tal y como tú has pedido.


Silencio de espera, no se mueve nada en el Messenger, son las seis y diez y sigo a
la espera.


“…perdona, te queda mucho, tengo que pasar por el colegio de mi hijo y me viene
bien dejarte antes en el hotel” Me dice mi compañero.
“dame cinco minutos y termino este correo”


De nuevo la incertidumbre se apodera de más si cabe de mí, todo el día esperando
esta hora y no puede ser….


-tengo que salir un momento, volveré sobre las siete, espero encontrarte.


-pero estabas conectada?, perdóname pero tengo que salir vuelvo a las siete….


-esperaré, no te preocupes.


Salí corriendo, le dije a mi compañero que si le venía mal dejarme en el hotel, me
marcharía en un taxi. Después de varios semáforos y quince minutos estaba en la
recepción del hotel.


Seis y cincuenta en la habitación saco el portátil, lo conecto, busco el cable de
alimentación para la batería.


-hola, ya estoy por aquí, perdona la espera


-hola, no hay nada que perdonar, como estas?


-normalmente no soy así, como esta mañana, suelo ser más abierto, me gusta
conversar, pero no sabía que responder a tu pregunta.


Silencio de varios minutos,


-te vuelvo a decir lo de antes, no hay nada que perdonar, pero no te entiendo que
quieres decirme.


-¡Vaya¡, tú no venias en el AVE esta mañana?


-Pues no, he estado en mi trabajo toda la mañana, ¿Por qué?


No sabía que decir, de nuevo bloqueado…. “tienes que llegar con más tiempo de
antelación”






Relato erótico facilitado por Anónimo, gracias. 



1 comentario:

  1. Muy mal redactado. La verdad no se que pinta este relato aquí.

    ResponderEliminar