Translate

27 de abril de 2012

Los preliminares

Preliminares
Los preliminares tienen un lugar importante en los encuentros sexuales, es como el calentamiento que hacen los deportistas antes de entrar en acción y nunca mejor dicho, ya que preparan el cuerpo y el estado de animo para el coito.

Se trata de un momento, por lo general bastante íntimo, en el que la pareja se aísla en cierto modo del resto del mundo; como si estuvieran dentro de una burbuja y todos sus sentidos se concentraran en disfrutar y hacer disfrutar.
En los preliminares interviene todo el cuerpo, poseemos terminaciones nerviosas por toda la piel de nuestro cuerpo, si bien la mayoría de las sensaciones se concentran en las zonas erógenas y en particular en los órganos genitales.

Zonas erógenas

A medida que uno va dando y recibiendo placer a través de los besos y caricias, los órganos genitales se van transformando debido a la excitación sexual. En la mujer se produce la lubricación de la vagina, los labios mayores se separan y los menores aumentan de volumen, al llenarse de sangre se enrojecen y los senos aumentan ligeramente de volumen, así como los pezones se endurecen.
En el caso del hombre, en ocasiones los pezones se endurecen, al mismo tiempo el pene se llena de sangre, llevándolo a una erección. El glande se humedece gracias al fluido transparente que segregan las glándulas de cooper y Los testículos aumentan de volumen y suben hasta pegarse al cuerpo.
Las zonas erógenas varían de una persona a otra, pero para la mayoría suele ser la boca, las orejas, la nuca, los pezones, las nalgas, el vientre, la parte interna de los muslos, las plantas de los pies, los dedos de los pies, la zona del perineo y el ano. Además en la mujer los pechos, clítoris, la vulva y la vagina; y en el hombre el escroto, el pene y en particular el glande.
Para estimular todas estas zonas erógenas se pueden emplear las manos, los labios, la lengua, así como algún juguete erótico. Para experimentar una vida sexual más satisfactoria es importante conocer los ciclos de respuesta sexual de tu pareja, quizás a ti te hagan falta 5 minutos, pero a tu pareja le haga falta o le guste disfrutar del doble.
Igualmente es bueno saber qué zonas erógenas le estimulan más, ya que algunas personas detestan que les toquen el cuello, sentir una lengua cerca de su oreja o tienen cosquillas en los pies… Además de entrada se sabe que los hombres se suelen excitar más rápido que las mujeres y al tener ciclos más cortos puede ocurrir que la mujer se quede a medias.
La caricias en las zonas genitales deben ser delicadas para que sean agradables y excitantes. Y sin duda es importante que haya comunicación ya que un hombre, incluso si tiene algunos conocimientos sobre sexualidad femenina, no sabrá lo que más excita a su pareja y a la inversa, una mujer no puede adivinar con seguridad lo que a él más le gusta.
Preliminares

Cómo estimular las zonas erógenas

Realmente no todo tienen que ser besos y caricias en puntos concretos, para muchas personas resulta muchísimo más excitante recibir un sensual masaje en la espalda acompañado de besos e incluso suaves mordiscos en el cuello, que el hecho de ir directamente a una estimulación del pene o el clítoris.
Igualmente el hecho de ver y descubrir el cuerpo del otro, desvestirlo, su olor, el intercambio de confesiones cariñosas o provocaciones lujuriosas ayudan a aumentar el deseo sexual. Seguidamente los dedos, la boca, el sexo o un juguete erótico permiten una gran variedad de caricias. Cuanta más confianza y cuanto más se libere uno mayor será la explosión de placeres.
Y si no sois demasiado comunicativos, en todo momento uno puede saber el estado de excitación del otro, en el caso del hombre se hace evidente cuando tiene el pene bien erecto y en el de la mujer cuando se le humedece la vagina. Si tenéis problemas para llegar a este punto es más que recomendable que confeséis un poquito vuestros deseos.
Algunas personas tienen ciertas reticencias a la hora de dar sexo oral a su pareja, sin embargo por lo general a todo el mundo le encanta recibirlo. El sexo oral es uno de los momentos estrella en los preliminares y no hay que tener pánico ni asco, basta un poco de higiene y ganas de hacer disfrutar a nuestra pareja.
En ocasiones debido a la excitación se pasa rápido a la penetración y luego nos arrepentimos de no haber usado preservativo desde el principio… los preliminares os pueden ayudar, lejos del momento Kit-Kat en que uno se pone a sacar el preservativo del envoltorio, éste puede formar parte de los juegos eróticos, ¿acaso nunca probaste a colocarlo con la boca?

Resumiendo

Los preliminares no son ni mucho menos una obligación ni una norma de buena conducta sexual, algunas personas lo necesitan y otras no, algunas les gusta de vez en cuando una buena sesión de preliminares pero luego la mayoría de las veces los preliminares los reducen a lograr la excitación suficiente para pasar a la penetración.
Cuando hay altos grados de pasión la excitación llega con tal facilidad que muchas veces uno no se para a pensar en preliminares. Sea cual sea vuestro caso los preliminares nunca están de más, ya que ayudan a conocer mejor los gustos de tu pareja y ayudan a conectar de una manera más íntima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario