Translate

2 de marzo de 2012

Verrugas genitales

Verrugas genitales
Las verrugas genitales o condilomas son una enfermedad de transmisión sexual altamente contagiosa ya que es transmitida por simple contacto piel con piel y es causada por el virus del papiloma humano (VPH). Si has mantenido relaciones sexuales por vía oral, genital o anal con una persona infectada tienes bastantes probabilidades de estar infectad@.
En los tres meses siguientes a haber tenido relaciones sexuales con una persona infectada, dos de cada tres personas suelen desarrollar verrugas genitales. Las verrugas son el síntoma más claro de infección por VPH, sin embargo éstas no siempre aparecen o bien se desarrollan en el interior del ano o la vagina y raramente en la boca e incluso la garganta.
Los genotipos 6 y 11 de VPH son de bajo riesgo pero producen más del 90% de lasverrugas genitales o condilomas. Generalmente las infecciones por VPH desaparecen espontáneamente en un plazo máximo de dos años. A simple vista son lesiones irregulares, verrugosas, con aspecto de coliflor, aunque también pueden presentar un aspecto aplanado.

Verrugas genitales en mujeres

Las mujeres son el grupo de mayor riesgo en este tipo de enfermedades de transmisión sexual, ambos sexos son portadores del virus, pero en el caso de la mujer estas verrugas pueden desarrollarse en el interior de la vagina sin que la mujer se percate y en el peor de los casos convertirse en un cáncer de cuello de útero. Por lo general estas verrugas en caso de aparecer se presentan en la parte interior y exterior de la vagina, en el cuello del útero y alrededor del ano.

Verrugas genitales en hombres

Como decía, ambos sexos son portadores del virus y aunque sea menos común, en el hombre también pueden aparecer las desagradables verrugas. Aparecen por lo general en la cabeza y tronco del pene, en el escroto y alrededor del ano.

Cómo tratar las verrugas

Cualquier médico puede diagnosticar la infección con sólo observar las verrugas en un paciente. En el caso de las mujeres es conveniente realizar exámenes suplementarios como la prueba de Papanicolau o el test de VPH para detectar si hay cambios anormales de las células que pudieran convertirse en cáncer.
Como comentaba al principio, las verrugas genitales a menudo desaparecen solas y sin necesidad de tratamiento. Y aunque no tenemos manera de predecir si crecerán o desaparecerán, siempre se las puede tratar, aunque esto no nos garantice que dejen de aparecer o que acabemos con la infección.
Dependiendo del tamaño y su localización, el médico las puede eliminar congelándolas, quemándolas, o emplear un tratamiento con láser. En caso de ser demasiado grandes puede optar por la cirugía.


Dicho esto, tenemos que tener cuidado, el sexo es genial si sabemos como hacerlo de una manera segura, si padeces estas pequeñas verruguitas y te producen un poco de dolor, no dudes en ir a tu médico, el te ayudará sin juzgarte. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario