Translate

16 de marzo de 2012

Sexo por teléfono

Por sexo telefónico no me refiero a las lineas eróticas de pago, sino a tener una conversación más o menos caliente con nuestra pareja, esa persona a la que amas pero que por las circunstancias no tienes al lado en esos momentos de deseo sexual… porque realmente el sexo telefónico suele ser eso, más que amor lo que nuestro cuerpo nos pide es pasión, deseo carnal, sexo puro y duro aunque se entrecrucen declaraciones de amor.
El sexo por teléfono es algo sencillo porque simplemente necesitamos descolgar el auricular y marcar un número; es distinto y excitante porque nos susurran propuestas indecentes al oído; y es interesante porque nos ayuda a revelar fantasías y sentimientos que en persona como que nos cuesta más por pudor o por no saber cómo reaccionará la otra persona.
Si quieres probar el sexo telefónico pero no sabes como, aquí van algunas ideas y consejillos:
  • Sugestión, si se te pasa por la cabeza la idea en una de vuestras conversaciones por teléfono, lo que puedes hacer es desviar el tema de manera más o menos sutil, aborda un tema que haga referencia a la ropa que llevas puesta, al sexo o a alguno de vuestros encuentros amorosos que te haya gustado especialmente y desees revivir.
  • Fantasía, como comentaba el sexo por teléfono puede ser una práctica estupenda para sonsacarle a tu pareja esos deseos o fantasías ocultas, el hecho de no estar delante tuya le puede ayudar a liberarse, a decir o confesar todo aquello que se guarda cuando te tiene delante. Durante el sexo telefónico la fantasía puede ser por ejemplo el imaginar qué te haría si estuviera ahí contigo, el confesar qué te gustaría que te hiciera o qué te hará la próxima vez que os encontréis.
  • Descripción, a menos que empleéis programas como Skype y similares donde podéis contar con una webcam, recuerda que la otra persona no te ve, así que trata de ser lo más descriptiva posible. Cuéntale lo que llevas puesto, dónde y cómo te estás tocando y lo que sientes, aunque no sea verdad! Lo mismo llevas puesto tu pijama o una bata… pero tú cuéntale que llevas puesto ese conjunto de lencería que tanto le gusta, o uno nuevo que te compraste y que le enseñarás la próxima vez que lo veas en persona.
  • Lujuria, como mencionaba al principio, el sexo por teléfono busca ante todo dar rienda suelta a la lujuria, así que no te cohibas, vas a poder practicar eso de hablar sucio en la cama. Y si hablas con un hombre, recuerda que son animales visuales, por tanto le podrás estimular aún más si describes con todo detalle lo que haces o vas a hacer, si te estas tocando los labios, la boca, los genitales, etc.
  • Juguetes eróticos, si en algún momento te regaló unas bolas chinas o un vibrador, aprovecha para jugar con ellos, sorpréndele al contarle no sólo lo que llevas puesto, sino también al confesar que te metiste las bolas chinas y ahora estás muy húmeda pensando en él, o bien que andas jugando con tu dildo o vibrador, hazle oir el pequeño zumbido y dile que no te puede ayudar personalmente pero que tú puedes seguir sus órdenes.
  • Gemidos, gime cuando estés cerca de alcanzar el orgasmo, aparte de una señal, resulta muy estimulante escuchar a la persona que deseas al otro lado del teléfono gimiendo de placer porque está a punto de alcanzar el orgasmo, fruto de vuestra conversación y de las caricias. Si alcanzas el orgasmo no cortes el rollo, sigue gimiendo y tratando de excitar a tu pareja hasta que lo alcance también. Puedes recrearte en cómo ha sido el momento de la eyaculación o qué tan húmeda estás y cómo desearías que estuviera contigo en ese momento.
Con esto sabes lo necesario para tener tu primera sesión de sexo por teléfono, ya se trata sólo de darle tu toque personal y dejar volar vuestra imaginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario