Translate

5 de marzo de 2012

Mejorando la confianza en uno mismo

La autoconfianza o confianza en uno mismo en materia sexual es algo bastante importante, y que cuando estamos en pareja se debe crear juntos. Cada persona es única y parte de su forma de ser es fruto de las experiencias que ha vivido, pero al conocer a una nueva persona muchas de las cosas que valían con la anterior ahora no valen, esto puede dar lugar a una perdida en la confianza en uno mismo, y es por ello que resulta importante la comunicación.
Me refiero por ejemplo a si tu anterior pareja era más bien sumisa y la persona con la que estás ahora es más dominadora, o si le gustaba más cierto tipo de caricias o posturas que con la actual no funcionan tan bien. Esto puede provocar una perdida de confianza, uno se puede sentir un poco perdido e incluso en el caso del hombre le puede llevar a perder la erección aún cuando realmente tiene deseos de tener relaciones sexuales.
Da igual cuantas parejas hayas tenido, cuantos manuales de sexo hayas devorado, o cuantas películas porno hayas visionado, el que cada persona sea única nos obliga a que tenemos que conocer sus gustos, lo cual lejos de ser un problema lo debemos tomar como un reto o una aventura, como algo nuevo que debemos explorar, donde por supuesto podremos hacer uso de nuestra experiencia, pero donde no siempre vale lo que hasta ahora habíamos aprendido, hay que tener la mente abierta!.
Está claro que las zonas erógenas son las mismas para todos, sin embargo hay gente a la que le agobia que les beses o muerdas el cuello, mientras a otras casi les provoca un orgasmo, hay personas que disfrutan mucho cuando les manosean o les aprietan los pezones, y otras personas que los tienen más sensibles y sienten demasiadas cosquillas o un insoportable dolor, etc. Cada persona un mundo.
Lo más fácil es comunicarse, preguntar a nuestra pareja cuando veamos que algún estímulo, caricia o postura que pensábamos que era infalible no está dando el resultado que esperabas. Personalmente una de las cosas que más me frustra es que mi pareja simule en mayor o menor medida – por ejemplo si apenas le he comienzo a acariciar los pechos o los genitales y ella comienza a gemir con fuerza –, si noto que aquello no es real pierdo la excitación, siento que me “engaña” innecesariamente, mientras que cuando siento que está disfrutando de verdad me excito muchísimo, por tanto mejor ser sincero y si algo no gusta se puede decir con mayor o menor delicadeza.
Los libros sobre consejos y técnicas están muy bien, pero no debemos olvidar que son líneas generales, y por tanto debemos pulir esos consejos y técnicas para adaptarlos a nuestra pareja y así mejorar la confianza en uno mismo.

Mi pequeño consejo es siempre: "Conócete a ti mism@, si no sabes lo que te gusta, tu pareja tampoco lo sabrá. Aprende a tocarte y disfrutarás el doble"

No hay comentarios:

Publicar un comentario