Translate

27 de febrero de 2012

La igualdad implica más sexo

Hoy vamos a dejar un poco de lado el romanticismo, y vamos a abordar el sexo desde un punto de vista pragmático, ya que esta noticia está relacionada con un reciente estudio donde ha quedado reflejado que la igualdad social entre hombres y mujeres implica más relaciones sexuales.
Seguro que si esta consecuencia se la hubieran expuesto a más de un intransigente que en su momento se opuso a la igualdad entre hombres y mujeres, el camino hubiera sido un poco menos cuesta arriba.
El estudio en cuestión realmente trataba sobre la interacción económica entre hombres y mujeres, y ponía como ejemplo el hecho de que tradicionalmente sean los hombres los que pagan la cena. Pero va más allá, ya que trata de aplicar principios básicos de economía para explicar las decisiones que toman las personas, especialmente al comienzo de una relación.
En palabras de uno de los investigadores, se afirma que “la sexualidad de la mujer tiene una especie de valor que la sexualidad del hombre no tiene”. De manera que el hombre trata de usar otras cosas como moneda de cambio para obtener sexo – y no hablamos solo de prostitución –.
La investigación nos conduce hasta la actualidad, donde la sexualidad femenina ha perdido valor, y por tanto se intercambia por cosas menos valiosas. Al haber más mujeres independientes y dispuestas a mantener relaciones sexuales, su sexualidad ya no es algo por lo que el hombre deba pagar un alto precio.
En cambio, en países donde aún se da una mayor desigualdad entre hombres y mujeres, ellas usan de sexualidad como algo valioso, algo que pueden cambiar por el matrimonio por ejemplo, el compromiso de estar siempre juntos, y de tener alguien que la mantenga.
Entre las conclusiones del estudio, que se ha llevado a cabo en 37 países y a través de Internet, destaca que los países donde reina una mayor igualdad entre hombres y mujeres, se da un mayor porcentaje de encuentros sexuales esporádicos, las personas tienen un mayor número de parejas sexuales a lo largo de su vida, la edad de iniciación al sexo es menor, y las relaciones sexuales previas al matrimonio son más toleradas.
No obstante, a este estudio le vemos algunas pegas, como por ejemplo que se enfoque sólo desde el punto de vista heterosexual, que de por hecho que los hombres quieren más sexo que las mujeres, o que no tenga en cuenta que justamente en los países donde hay mayor desigualdad también existe una presión social que impide que tengan lugar un mayor numero de encuentros sexuales, y con diferentes parejas.


Con este interesante artículo os dejo, hasta mañana mis pequeños tabúes =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario