Translate

26 de enero de 2012

Conviértete en una Diosa Sexual

Cuando empezó tu vida sexual, no tenías que ser buena en la cama (ni pensabas en ello) solamente tenías que estar ahí. Pero las cosas cambian, y ahora eres más grandecita y consciente de tu sexualidad, y de la importancia de ésta en la vida de pareja. 
¿Recuerdas que cuando con tan solo un beso sentías maripositas? pues en el mundo del sexo es igual, al principio es todo fantástico, pero el sexo a veces acaba siendo rutinario y se hace siempre de la misma manera... así que hay que innovar, no solo por ti, sino también por él.
 


 Ser buena en el sexo no depende de lo que digan los hombres, sino de adueñarte de tu propia sexualidad. Y es que, ser buena en algo que te da placer y te hace sentir poderosa ¡es increíble! Pero hay demasiadas mujeres que no se dan cuenta de ello. Pero, ¿qué hay que hacer para ser buenísima en la cama? Para sorpresa de muchas, es más simple de lo que crees, pues ser una “sex goddess” no es cuestión de lo que haces, o si empleas esa técnica complicada con la lengua o esas posiciones sólo aptas para gimnastas… ser excepcional en la cama se resume a tu actitud y a cómo ves el sexo en tu vida. Escucha lo que dicen las que son buenas en la cama, ponte las pilas y haz que este 2012 sea un año sexy.
1 Egoísmo, un arte para perfeccionar.
Está probado: mientras más disfrutes del sexo, más lo disfrutará él. Los hombres se excitan más y lo hacen mejor si su pareja disfruta del sexo. Ni te preocupes por sonar egoísta o en parecer muy demandante para no herir el frágil ego masculino.
Debes olvidarte de ello… para siempre. Se clara respeto de tus necesidades y deseos sexuales, así aumentarás el ego de tu pareja y cumplirás una fantasía masculina. Eres tú la que tiene que hacer que el sexo sea bueno para ti. Y es que todo se reduce a la autoestima sexual que tienes. “Yo tengo confianza en mí sexualidad y por ello no tengo miedo a pedir lo que quiero. Por eso la paso bien, y creo que un error sexual es no ser egoístas. A ellos les encanta que tú le des guías, que demuestres cómo te gusta y qué te gusta. Siempre hay que decir lo que quieres, los chicos suelen reaccionar positivamente cuando una chica va guiándo. Este comportamiento por nuestra parte les gusta porque decir y pedir lo que te gusta en el calor del momento es excitante y porque les encanta darte placer. Al mismo tiempo, saben que tú también te preocuparás por su placer. No hay que tener ni la más mínima inhibición en mostar a vuestra pareja tocándoos a vosotros mismos para que ellos vean que es lo que os gusta, que es lo que os da placer. 
2 No pienses, solo sé.
Otro común denominador entre las mujeres a las que sus parejas han calificado como buenas amantes es el hecho de que no dedican toda la sesión a pensar si son o no son las mejores en la cama. No pienses ni te obsesiones cómo se ve tu cuerpo o si lo que estás haciendo le gustará o no… déjate llevar por el momento y disfruta de las sensaciones. Debes darte permiso a ser sexy, pues muchas mujeres temen descubrir su sexualidad y se cierran, un tremendo “no” si hablamos de sexo. El buen sexo es cuestión de olvidarte de todas tus inhibiciones. Creo que sentirte segura es el secreto del éxito en la cama.
3 Aprecia y demuéstralo
Sabemos que suena retro eso de “hacerlo sentir bien”, pero todas las criaturas sexuales necesitan escuchar cumplidos, y ellos son los primeros en la lista. Y es que a los hombres, y no hay excepciones, les fascina saber que son capaces de hacernos felices y darnos (mucho) placer. Además de esa manera, hará más cosas que os gusten, pues no hay nada como escuchar un halago sexual. Si eres un poco vergonzosa y no eres capaz de decirlo con palabras, usa sonidos y gestos para demostrarlo. Los sonidos que haces mientras disfrutas de lo que él hace siempre son bien recibidos. A los hombres les importa muchísimo saber si están haciendo un buen trabajo. Si no gimes, un buen apretón, ya sea en el trasero, en la espalda o en los brazos, también ayudará a mandar el mensaje correcto y subir su ego en cuestión de segundos, lo que calienta las cosas aún más. Aconsejo mantener el contacto visual y táctil con tu pareja, pues con miradas y gestos le mostrarás cuanto te gusta. Es también una forma de estar conectados, lo que lleva la experiencia a otro nivel.
4 Experimenta.
Cuando vas al gimnasio, tu entrenador te dice que pruebes rutinas nuevas para no aburrirte y sacar lo mejor de tu entrenamiento… ¡Lo mismo sucede con el sexo! A los seres humanos, los retos y la novedad nos mantienen a full! Por ejemplo, Lorena (una encuestada) cuenta que siempre le dijeron que es buena con el sexo oral. “Ellos siempre me dijeron que soy buena ahí abajo, me dicen durante, después o cuando lo desean”. Te preguntas, ¿cuál es su secreto? ¡Disfruta hacerlo! “Mi pareja me dice que se nota que lo disfruto y eso lo excita todavía más”. Claro que existen algunas variantes y movimientos clave para que te conviertas en leyenda, pero si no lo disfrutas y no pruebas cosas nuevas, no llegarás a ningun lado. 
La cuestión es probar cosas nuevas y disfrutar haciéndolo. Aconsejo buscar distintas locaciones para tus sesiones sexuales. Es simple si te gusta hacerlo. Llévalo donde tú quieras y haz el amor ahí. No importa el lugar que decidas, lo importante es tu estado mental aventurero… donde sea, cuando sea. Es cierto que hay mujeres que parecen haber nacido con un “je ne sais quoi” sexual, pero toda mujer puede y debe aprender a descubrir su potencial sexual. Pues cuando estamos sexualmente satisfechas somos más felices y asumimos una actitud de total control, que nos ayuda a alcanzar cualquier otra meta. Es lo que nos da esa seguridad sexual cuando nos creemos una “diosa del sexo”.
Truquillo tabú


En el sexo tántrico se cree que succionar el labio de tu pareja manda una señal por medio de los caminos energéticos del cuerpo directo al chakra del sexo, una zona erógena a lado del sacro, el huesito triangular en la base de la espina dorsal.


Leelo aquí ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario