Translate

5 de noviembre de 2011

La felación.

Bueno este tema es bastante común, así que he decidido hablar un poco más de él. Con ello quiero aclarar que no solo existe la felación para dar placer a un chico, si no que hay muchas más cosas que explicaré en otras entradas ;)
Antes de pasar a los aspectos puramente "técnicos" hay que hacer algunas aclaraciones, que pueden parecer insulsas, pero no imaginais hasta que punto pueden llegar a ser necesarias para algunas personas:

Primera, no sois actrices porno. O al menos no la mayoría. Lo cual quiere decir que no estáis obligadas a hacer lo que hacen ellas. Sólo teneis que ver las películas en cuestión para ver que a la mayoría tampoco les agrada demasiado lo que están haciendo. Entonces, ¿por qué lo hacen? ¡Porque les pagan, claro!



Segunda, no sois esclavas sexuales. De lo que se deduce que no teneis que hacer todo lo que os manden sólo porque os lo manden. Vamos, que el "cómeme la polla" no tiene poder coercitivo. ¿Vamos pillando?

Tercero, que tampoco se trata de ser una intransigente. Es lo opuesto al caso anterior. El "yo no me como una polla, por principio" no me sirve como razón justificante. Y supongo que a vuestras parejas sexuales tampoco. Reservad el "ui! qué asco, tía!" para las pijas revenidas. Vosotras sois persona adultas para saber lo que estáis haciendo. ¿Ok?

Y entonces, ¿qué? Pues que, como en todo, esto se trata de experimentar, de probar, de vencer los tabúes y de demostrarse que podemos tumbar nuestras propias barreras y límites. Y en el campo del sexo, esto proporciona doble satisfacción, creedme.

Bien, dicho esto, pasemos a la exposición teórica de la práctica.

Según Wikipedia (entrada felación) entendemos que: la Felación (del latín fellatio) es una práctica de sexo oral que consiste en chupar y en lamer el pene con la boca, con la lengua y con los labios. Fin de la definición. Por si os interesa indagar más en la historia de esta práctica, que no nació ayer, os dejo el enlace a esta entrada. Clic aquí.

Ahora bien, ¿cómo lo hacemos? Pues eso depende de cada una. Yo soy de las que creo que la felación tiene denominación de origen. Pero, obviamente, hay ciertas pautas que pueden ayudarnos a realizar una felación de diez. Veamos.

1º. No me seais bestias: no empecéis a saco. Un pene también necesita calentamiento, y aunque por lo general sean de encendido más fácil que el clítoris, también necesitan de una preparación. Así que, por lo general, es preferible empezar despacito y con buena letra, haciéndose desear: besitos en las ingles, en los testículos, en el pene, pequeñas caricias con la lengua... Vamos, hacedle sufrir.

2º. Lubricad. Es importante que haya abundante lubricación: ponedle saliva.

3º. Cuidado con los dientes. Teneis en vuestras manos algo MUY sensible. Un truco recomendable para no dar mordiscos inesperados es poner los labios cubriendo los dientes. Como cuando imitáis a vuestra abuela cuando se quita la dentadura, pues igual. Sé que me entendéis, porque os estáis riendo... Pues en esa postura, se permite presionar más el pene (más gustito para vuestro amigo) y evitar el riesgo de mordisco. Doble-plus-bueno, ¿no?

4º. No sois solo una boca. Esto quiere decir que tenéis manos, y también pechos. Y esto quiere decir, que podeis ayudaros de otras partes de vuestro cuerpo para realizar la felación, no tenéis que hacerlo todo con la boca (cansa mucho). Así que, con una buena lubricación, podeis ayudaros con la mano. Y si haceis una fusión cubana + francés, seguro que lo dejáis loco.

5º. Ni tanto, ni tan calvo. No hace falta que vuestra felación consista en una sucesión de "gargantas profundas", pero tampoco os quedéis en la puntita. ¿Sois capaces de hallar un termino medio?

6º. Él tampoco es solo una polla. Mientras practicais la felación, podeis estimular los testículos (acariciándolos, besándolos o lamiéndolos). Y algo que a muchas jamás se os habría ocurrido: presionar el perineo. Y eso, ¿qué es? A ver, realización, por favor, meted la imagen...


Bien, aquí teneis la ubicación del perineo masculino (arriba) y femenino (abajo). Pues si presionais la zona del perineo masculino estaréis estimulando el famoso punto G, con lo que habrá un incremento del placer. ¡Probadlo! Aclaración: con presionar no quiero decir romper el hueso de la pelvis ni nada por el estilo, ¿eh? Con moderación, chicas.

Bien, y hasta aquí los consejos prácticos. Ahora intentaré poner solución a los obstáculos a priori para realizar una felación.

1º. No me gusta como huele o como sabe. Dentro de la higiene, claro. Pues bien, eso tiene una solución sencilla...¡A la ducha! Una duchita juntos es un preeliminar fantástico. Además, no quiero hacer publicidad, pero Mercadona vende un jabón para manos especial para niños que tiene olor a piruleta. ¿No os da hambre? Además, podéis recurrir a un truco que utilizaban ya los chinos desde antes de inventar la pólvora: miel. Y si no os gusta la miel, sirope de chocolate, o cualquier otra cosa. Como estamos hablando de sitios delicados, podeis acudir a un sexshop donde venden "untables" especiales para los genitales. Así os evitáis de infecciones y sustos. Aunque si después hay una higiene correcta, no tiene por qué ocurrir nada.

2º. No me gusta que me eyaculen en la boca. Ya, y a mí tampoco. Te he dicho al principio que no eres una actriz porno, y que a muchas de ellas tampoco les gusta....¿Quién te ha dicho que tengas que aguantar eso? Si te gusta, perfecto, pero si no, que te avise cuando vaya a acabar, y ¡listo!

3º. Me dan arcadas. Prueba a relajarte, respirar, y disfruta. Intenta no forzarte a meterte el pene más allá de tu capacidad. En realidad, a tu chico le servirá con el hecho de verte besando o lamiendo su pene, no necesitará gargantas profundas, ni nada por el estilo. Es la erótica de la posición y del acto lo más excitante. ¡No te fuerces!

4º. Me molestan los pelos. Eso tiene fácil arreglo: una afeitadita. Que haga un pequeño sacrificio por tí si quiere que tú le des placer. ¡No le cuesta tanto!

5º. Me canso. Podeis plantear la felación como un preeliminar. No tiene por qué concluir en orgasmo y eyaculación. Hasta donde puedas, bonita.

6º. Me da cosa. Venga mujer, supérate. Pon en práctica todos estos truquillos. Empieza por poco y adelante. Quizá no sea lo que más te guste, pero a fin de cuentas, no todo es recibir placer. Lo importante es que no te disguste. A partir de ahí, cualquier práctica es buena.

Y, por supuesto, NO OLVIDEIS:

- Mantener una higiene responsable.

- Protegeos contra las ETS. Una felación no puede dejarte embarazada, pero puedes adquirir alguna enfermedad de transmisión sexual, y eso, en ocasiones (como en el caso del SIDA) es para toda la vida, y es bastante desagradable.

¡A disfrutar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario