Translate

8 de noviembre de 2011

Coitus interrumptus o Marcha atrás.

De nuevo, este tema es una consulta que me han preguntado, y que la verdad me parece bastante importante, dado que hay un sin fin de mitos con respecto a ella. Así que voy a intentar explicar un poco en que consiste y sus riesgos. Vamos allá ;)

Como siempre buscamos el término en la Wikipedia. El coitus interruptus o coito interrumpido, también conocido como "marcha atrás", es un método de contracepción en el cual una pareja tiene relaciones sexuales, pero el pene es retirado prematuramente y el semen es eyaculado fuera de la vagina. Más info aquí.

Vale, lo que es el término, creo que ha quedado claro ahí ¿No? 

Tú tranquila, que yo controlo
La marcha atrás consiste precisamente en eso. En pleno coito, cuando el hombre va a eyacular, saca el pene de la vagina y arroja el pene fuera. Así, teóricamente, se evitaría el embarazo. El coito interrumpido suele ser fruto de la improvisación entre los más jóvenes. Y se emplea cuando las caricias han dado un punto en el que se decide copular, basicamente, que os da un calentón. Y como en ese momento no tenemos otro método más eficaz pues surgen las dos frases típicas.

-  Ella: Pero no te corras dentro ¿Eh? **
-  Él: Tú tranquila, que yo controlo. 



** Recordaros una cosa, la marcha atrás aparte de embarazo es una forma de posible contagio  de alguna ETS, asique os recomiendo encarecidamente que si el/la chic@ os pide la marcha atrás, os negueis pensando en vuestra propia salud y bienestar.

¡Pues mal! Muy mal. Es un error muy frecuente que puede tener consecuencias de muy largo alcance, porque la marcha atrás no esta ni reconocido como método anticonceptivo. Aunque el chico sea sincero y crea que puede controlarse, lo cierto es que la eyaculación tiene una dinámica propia que obstaculiza la eficacia de la marcha atrás. 

La eyaculación se produce en dos fases:
- En la primera, la próstata, las vesículas seminales y las glándulas de Cooper se contraen y arrojan hacía la uretra interna sus correspondientes secreciones, incluyendo la reserva de espermatozoides. Además, se cierran los esfínteres interno y externo de la vejiga para facilitar el acumulo del semen en la uretra. Sucede como en las carreras: los atletas, agachados, tensan sus músculos para saltar en el momento que el juez levanta la pistola para dar la señal de salida. En la segunda se relaja el esfínter externo de la vejiga (el interno sigue cerrado, para indicarle el buen camino al semen) y los músculos que rodean a la uretra se contraen, con lo que se expulsa el semen hacia el exterior a presión.
La primera fase es percibida por los hombres con una sensación de que la eyaculación ya es inminente (ha empezado, realmente, sólo que a nivel interno). Coincide con sus primeros estremecimientos orgásmicos. Esta fase equivale en la mujer a la primera contracción vaginal que avisa del inicio de la secuencia del orgasmo.
- La segunda fase viene entre dos y cuatro segundos después de iniciada la primera. En los hombres, las contracciones orgásmicas expulsan el semen hacia el exterior, y en las mujeres las nuevas contracciones vaginales permiten seguir experimentando el orgasmo.
Ese momento de inicio orgásmico, de sensación de que la eyaculación es inminente, es la única señal que pueden advertir los hombres de lo que sucederá a continuación. Y tienen menos de dos segundos para reaccionar y dar la marcha atrás. Podrían parar antes, cuando las sensaciones son ya muy intensas, pero aún no advierten la señal de que van a eyacular..., pero si lo hacen en ese momento, sencillamente: se les cortaría el rollo. 

De modo que a poco que se deleiten en sus primeras sensaciones orgásmicas, no podrán evitar eyacular parcial o íntegramente dentro de la vagina. Por tanto, aunque su voluntad fuera realmente controlar, lo tienen muy díficil. 


"Antes de llover, chispea"
Os tiene que sonar esa frase. Y aunque os parezca una tontería, tiene mucha razón. Durante el coito los hombres pueden segregar unas gotas de líquido (preseminal) transparente y resbaladizo, que contribuye a la lubricación de la vagina. 
Este líquido es tanto más abundante cuanto más prolongada sea la fase de excitación. Pues bien, se han descubierto espermatozoides capacitados en ese líquido, con lo que el riesgo de embarazo existe incluso antes de que el chico vaya a eyacular. 
Por esto mismo, es por lo que la "marcha atrás" no puede considerarse un método anticonceptivo. No es aconsejable. 


Desde mi punto de visto, os aconsejo que si os da "un calentón" de repente, no acudáis a este método porque no es seguro al cien por cien. ¿No podéis aguantar? Pues no hay problema, siempre os quedarán, las manos, la boca... que pueden ayudar a que os deis placer sin riesgos. 

Pero no solo hay riesgo de embarazo, también estamos sometidos a las transmisiones sexuales que tal vez os parecerán un mito, pero son reales y pueden ser realmente peligrosas. No podemos 













No hay comentarios:

Publicar un comentario