Translate

23 de octubre de 2011

¿En qué se parece el coito a los deportes de alta competición?

En el esfuerzo físico y en el efecto de entrenamiento. Al primer síntoma de excitación sexual, nuestro corazón alcanza la frecuencia de 90 a 100 latidos por minuto, que suben a 130 cuando es inminente el orgasmo e incluso 150 en el clímax. Las relaciones sexuales practicadas de forma regular, entrenan toda una serie de sistemas de nuestro organismo, no solo el cardiocirculatorio. TAmbién es reseñable el trabajo desempeñado por nuestro sistema respiratorio, cuyo ritmo llega a triplicarse al habitual ¿no es eso a lo que se llama deporte de alta competición? Además, practicar sexo, al igual que ocurre con los deportes de fondo, libera endorfinas cerebrales, que producen euforia y el consiguiente incentivo para seguir perserverando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario